StarterDaily

Miércoles 17 de octubre de 2018

WWW vs USA

Por
StarterDaily
Martes 31 de enero de 2012

Por Ornela Di Cataldo, Gerente General Lattitud

Internet ha hablado. Más de 162 millones de personas dijeron NO en Wikipedia a un mundo sin libre expresión durante la semana pasada, y no fue la única acción que los internautas tomaron en represalia a las medidas que se discuten “as we speak” en el Senado de los Estados Unidos.

Evidentemente cuando internet nació en los 70s con ARPANET como proyecto del propio gobierno de los Estados Unidos, nunca dimensionaron claramente hasta donde llegaría su poder y la posición preponderante que tomaría en el mundo actual.

Hoy ni SOPA ni PIPA  me asombran. Tarde o temprano Hollywood reclamaría. Los intereses son demasiado grandes e internet se sigue viendo como cosa de pocos y de jóvenes; esta vez quedó demostrado que se equivocaron en sub dimensionar su poder.

El fenómeno de expresión digital más grande de la historia – ocurrido el 18 de enero y subsiguientes- implicó un apagón de más de diez mil sitios, la interrupción de Wikipedia afectando a 22 millones de usuarios, y los servicios de Cuevana suspendidos, junto con otras acciones. Los internautas hablaron, los hackers se manifestaron y Obama se echó atrás.

Hoy, el senado sigue debatiendo una ley que implicaría la mayor de las guerras virtuales, con consecuencias claras y concretas: grandes pérdidas monetarias, el fin de un estilo de vida y de pensamiento, junto con el cierre de muchas empresas y el despido de muchos trabajadores. Básicamente, un retroceso en las comunicaciones y en nuestro sistema no sólo social, cultural y educacional, sino también económico.

El mundo moderno y globalizado en el que hoy vivimos es a imagen y semejanza de internet, esa red global que no sólo une distancias y ha cambiado las formas de las comunicaciones, sino que es la revolución que Umberto Eco define como una de las más grandes de la historia. “El ordenador e Internet son la verdadera revolución del siglo y, como la imprenta, pueden modificar nuestra manera de pensar y de aprender. La prensa de Gutenberg produjo la libre interpretación de la Biblia y provocó la aparición de una nueva pedagogía, basada en los libros y en las imágenes. Antes de la imprenta, un niño no podía acceder a un manuscrito. Hoy, con Internet, podemos saber cosas que nuestros antepasados tardaban una vida en conocer”.

El FBI investigando Taringa! o dando de baja Megaupload es algo que hace 10 años no hubiera creído si me lo hubieran contando. La ley investigando o procesando empresarios que hacen buenos negocios sólo habla de la poca capacidad de las grandes empresas para adaptarse a un nuevo modelo de negocios. “FBI: ayuda, no sé cómo manejar mi empresa, ¿puedes encerrar a los que creo son culpables? Quiero que las cosas sigan siendo como son”

Realmente creo que no saben con quién se están metiendo. El poder del internauta hoy es más fuerte que el de cualquier partido político o nación. Internet une personas con fines comunes y recluta seguidores sin la intervención de ningún líder famoso o reconocido, y lo hace por el simple sentido de justicia y lucha.

La piratería a gran escala es hoy el mayor acto de libertad porque es la base de Internet. Los comienzos de la web 2.0 colaborativa, y el verdadero crecimiento y boom sostenido de la web, es justamente por su gratuidad y por la reciprocidad desinteresada entre los usuarios.

Por estas razones, así como la Iglesia tuvo que aggiornarse (o todavía estamos esperando que lo haga), la ley sobre internet deberá hacer lo mismo, considerando reglamentaciones menos invasivas y rígidas, más justas para el usuario que ya no está ni ahí con comprar CD y libros de la manera tradicional.

El mundo ha cambiado. Y también la forma de comprar y consumir música, libros y videos. Los derechos de autor tienen que ver con la imprenta, basada en copias; las redes sociales rompen esta lógica con las conversaciones. No es un medio de comunicación el que roba el derecho de autor sino que son amigos o conocidos hablando entre sí. La ley debe repensarse porque sería similar a que me apresaran o multaran por hablar de un libro con un amigo que me encuentro en la calle.

La conversación y la colaboración web se hizo masiva y eso significa que hoy todos conformamos un nuevo medio: el Social.

¿Charlar con amigos sobre la película que vi ayer es acaso un delito? Para el FBI sí, marche preso.

 

Comentarios

StarterDaily Presenta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto