StarterDaily

Sábado 15 de diciembre de 2018

¿Seré Yo?

Ser Yo?

Por
Eduardo Novion
Miércoles 15 de junio de 2011

Esa pregunta se termina haciendo uno cuando encuentra todo malo. De pronto, como si fuera una enfermedad de la que todos estuvieran contagiados excepto uno, pero después de ver tanta virulencia uno se pregunta quién es realmente el enfermo.

No hablo de amargado, aunque puede ser que a los 41 uno se ponga más rezongón.

Hablo de la publicidad. De esos 30 segundos intermitentes que tratan de llamar la atención de los rebaños de ovejas. Esas ovejas de “Babe” a las que el perro ovejero les hablaba como un estúpido, porque pensaba que ellas eran estúpidas y a su vez, las ovejas le respondían como estúpidas pensando que el ovejero era estúpido.

Aunque suene como otra queja más de publicista romántico, siento que es mejor dejarla por escrito que asumir la enfermedad como normal.

Si la publicidad es una forma de llamar tu atención, basta con encender la tele unos minutos para darse cuenta que es una ofensa a la inteligencia, al gusto, al humor, en general a la cultura de un país. El problema es que no es nada grave. A nadie le importan tanto los comerciales de la tele. Es más, que banal preocuparse por la tanda de comerciales. Pero cuando uno ve cómo se admira en todo el mundo una campaña de desodorante, una marca de ropa deportiva es capaz de que millones de personas salgan a correr o un jabón se transforme en la autoestima de todas las mujeres, esos molestos e insignificantes 30 segundos que se abren paso entre el programa que logra ganarle al zapping multimedial son nada más y nada menos que un espejo de nuestra propia forma de comunicarnos.

Lo relevante es que el cómo nos comunicamos es cómo definimos nuestra realidad.

Quisiera tener la vacuna para no contagiarme del retail de laboratorio, de la retórica reciclada, del humor festivalero, de la imitación ignorante, de las copias con metástasis, del letargo creativo producido por el mando medio, el conformismo y un conveniente Fee.

Últimamente es cómodo y muy rentable andar contagiado. Muchos sólo se acuerdan de cuando eran sanos arriba del podio. Algo es algo, pero cada vez más lejos de nuestra realidad. El otro día pensé que el ser humano es el único ser vivo sobre la tierra que olvida cómo era de cachorro. Se olvida al tal punto que tiene que estudiar en libros para recordar cómo entender cómo era cuando niño. Cada vez que enciendo la tele o escucho la radio, pienso que a los creativos nos va a pasar lo mismo. ¿Cómo era ser creativo? Es una pregunta que nadie quisiera hacerse todavía. O ¿seré yo?


Comentarios

StarterDaily Presenta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto