StarterDaily

Domingo 17 de junio de 2018

Será Ingeniero dice mi abuelo. Yo digo jefe

Toda persona que comienza a estudiar, quiere ser algún día jefe. Okey, es lógico.

De todas formas, antes de seguir en aquello, deberías cuestionarte algunos aspectos de tu presente, para así tener claro como te enfrentas a tu futuro.

Si dedicas gran parte de tu tiempo a realizar estudios de marketing, análisis situacionales, análisis de costos de producción, movimientos de mercado u otros, estás seguramente haciendo una muy buena labor administrativa.

Incluso si creas muy buenas gráficas, si tienes en tu mente grandes ideas y las logras plasmar en tu campaña, pudieras estar realizando un muy buen trabajo creativo.

Pero si junto a todo aquello, destinas largas horas de tus días para conocer las personas, generar contactos e identificar las oportunidades posibles en cada uno de ellos, y además de eso, logras plantearte objetivos concretos y claros, estas muy cerca de lo que pudiera ser un líder.

Y si fuese así, ya es hora de que sepas algunos detalles. Mientras antes, mejor.

Ya has oído aquello de que “todo no es para todos”, y aunque sin duda, no deja de ser cierto, nadie tampoco ha dicho que no puedes estar entre esos pocos.

¿Honestamente? no hay nada de malo que recibas órdenes. De hecho está bien. Es un buen comienzo. Que te muestren aquello que debes hacer, y lo cumplas de muy buena forma. Seguramente hasta te destaques en tu área y te hagas muy conocido.

Pero no es menor que consideres en ti, la existencia de algo especial. Esa capacidad específica que te haga estar presente de una manera aún más importante en el trabajo.

Para ello, deberías ser capaz de transmitir día a día a tus compañeros, objetivos de trabajo y un plan certero para llevarlo a cabo. Deberías enseñarles a ser bueno en aquello que les propones. Alentarlos a exigirse cada vez más, y mostrarles por cierto, que tú eres el primero en actuar así. No basta dar las órdenes. Tú debes ser el ejemplo. Y es que nada es gratis, y lo bueno, suele costar un poco más caro.

Para ser un muy buen líder deberías tener una visión cada día. Tener la capacidad propia de ver algo donde otros no lo ven y entender rápidamente cuando otros lo dejan de lado. Y tener esa visión es solo el inicio. Deberías hacer algo muy bueno con ello.

Deberías poder despertar esa pasión en otros, para que se animen a creer que también pueden ser parte importante de tu visión. Deben saber y creer que tú los guiarás a aquello. Recuerda que eres el número uno, y eso significa que serás el primero en dirigir, proponer, así como también en colaborar y ayudar a quien lo necesite.

Pues bien,  si crees que reúnes estas condiciones, deberás actuar como tal. Porque líder no se es sólo en la oficina. Se es en todas partes. Deberías intentar rodearte de gente inteligente y proactiva. Buscar gente positiva. Incluso buscar gente más inteligente que tú, para seguir aprendiendo y creciendo. Deberías estar siempre en movimiento. No esperes nunca que hagan tu trabajo. Inícialo.

Incentiva a tus compañeros a proponer nuevos puntos de vista, aunque sean a veces muy distantes del tuyo, pero honestos y con la intención de ser aporte. Tolera comprensivamente los errores del resto, y resalta cada cosa positiva que pueda haber.

Porque de todo esto se trata ser líder.

No de ordenar y esperar el sometimiento de quienes reciben esas órdenes. No de los aplausos y el lucimiento personal, sino de dirigir el avance estable de un trabajo y el crecimiento general y ser el primero en aportar a aquello.

Entonces la pregunta es... ¿Aun crees poder ser un buen jefe?

Por Yusef Hadi

Comentarios

StarterDaily Presenta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto