StarterDaily

Martes 21 de agosto de 2018

Puro Merengue

Puro Merengue

Por
Eduardo Novion
Martes 14 de agosto de 2012

¿Qué pasó con los conceptos?

Aquellos pilares, verdaderas piedras filosofales que sostenían a las marcas. Entonces sobre ellos, nacían las más variadas formas de decirnos que detrás de ese producto había algo mucho más sexy.

¿Qué pasó con los conceptos? Esas verdades absolutas, tan ciertas que soportarían el paso de los años y las revoluciones tecnológicas? Con sólo ver una pieza, se adivinaba lo que había debajo, como la punta de un iceberg. La consecuencia de ser fiel a tu piedra filosofal trae sus beneficios en el tiempo. Lo dice la historia cuando hablamos de esas marcas que nos enamoraron hace 20 años y siguen haciéndolo hasta hoy.

Hoy en Chile la mayoría de las veces sólo vemos formas. Formas que ni siquiera nos pertenecen, porque están construidas sobre arena. Porque debajo de ellas el plan de facturación mensual le ganó a la verdad. Cuando no hay verdad, la forma no tiene asidero y nace de la copia o del robo de cualquier otra cultura.

La forma es atractiva, como el merengue de una torta. Pero debajo no hay nada sólido. Nos estamos especializando en hacer merengues. De muchas maneras, colores y texturas. Merengues que parecen obras de arte, pero debajo hay muy poco. Porque la torta no se ve. Y lo que no se ve, al parecer, no es relevante ya que sólo se piensa en una meta para fin de mes.

“Sólo hazlo”. “Piensa Diferente”. “Esto es Absoluto.” “Creadores de Dueños”. “Imposible es nada.” “Las cosas como son”… no son sólo frases. Son convicciones. Son filosofías. Son Credos. Son Causas. Son declaraciones de principios. Son el jeroglífico de una cultura tallado en la roca. ¿Qué hubiera sido de estas frases sin la convicción y la perseverancia de clientes y agencias visionarias para plasmarlas de las maneras más memorables posibles en nuestro hipotálamo?

Pareciera ser que es muy difícil creer en algo a largo plazo. Casarse con un concepto cuando el mundo te dice que no hay tiempo para comprobar si te casaste con el correcto. Mejor no arriesgarse.

El merengue es rico. Es dulce. Dan ganas de pasarle el dedo y listo. Pero una vez que comes, te hostiga. Al parecer eso es suficiente para muchas marcas de este país y lo peor es que para muchas agencias también. Vender merengue de alta calidad. Ahí está el negocio. El problema es que necesitas de mucha inversión para que la gente quiera seguir probándote.

Por ahora, las marcas de merengue seguirán vendiendo, porque en los estudios de mercado y los focus claramente se comprueba que el merengue es rico, dulce y blanco como la cordillera. Pero las personas no pederán el tiempo en decirles lo hostigadas que están. Solo pasarán el dedo por el merengue. Se chuparán el dedo y se irán con el que les ofrezca la torta más rica.


Comentarios

StarterDaily Presenta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto