StarterDaily

Jueves 24 de mayo de 2018

El porqué hoy el efectivo es un método de pago en peligro de extinción

El porqu hoy el efectivo es un mtodo de pago en peligro de extincin

Por
StarterDaily
Martes 11 de marzo de 2014

Desde hace muchos años que se viene hablando de una sociedad sin dinero en efectivo, pero por una razón u otra eso aún no ha sucedido. Hoy con la existencia de autos eléctricos y energía limpia (ambas razones para no requerir de papel moneda), finalmente se está convirtiendo en una realidad.

Los argumentos para dejar las monedas y billetes de lado son millones, y bastante convincentes por lo demás. En Estados Unidos, un estudio realizado por Tufts University concluyó que el costo de utilizar dinero en efectivo asciende a alrededor de USD$200 mil millones al año – unos USD$637 por persona. Esto se debe principalmente a los costos asociados con recolectar, clasificar y transportar todo ese dinero, pero también incluye gastos triviales como los cobros por realizar transacciones en cajeros automáticos. El estudio además descubrió que el estadounidense promedio pierde aproximadamente cinco horas y media al año sacando dinero de cajeros automáticos; otro inconveniente del efectivo.

Pese a que las monedas pueden durar décadas o incluso siglos, el papel moneda dura mucho menos. Un billete de un dólar tiene una vida media de seis años, y la Reserva Federal de Estados Unidos tritura unas 7.000 toneladas de billetes “difuntos” al año.

La moneda física es extremadamente insalubre además. Unos investigadores de Ohio analizaron el dinero usado en un supermercado y descubrieron un 87% de bacterias dañinas. Sólo 6% de los billetes fueron considerados “relativamente limpios.”  Y estas son sólo algunas de las razones por las que el dinero en efectivo es poco conveniente.

Los primeros intentos de sustituir el dinero por algo mejor se vieron con la moneda de crédito – un pequeño disco de metal usado para atar recibos a las cuenta de crédito de un cliente en las grandes tiendas y hoteles. Su sucesor más moderno – la tarjeta de crédito – ha sido la más exitosa en cuanto a destronar al billete. Según Visa, el año 2012 los pagos con tarjeta de crédito representaron 32.8% del gasto de los consumidores a nivel mundial, mientras que el efectivo representó 38.3% (el resto lo compusieron pagos con cheques y otros medios).

Al tomar en cuenta que toda la industria de pago con tarjeta, incluidas American Express, Visa y Mastercard aún no logra eclipsar los pagos en efectivo, y eso considerando que tienen 60 años de existencia, parece ser que las soluciones sin billetes que quieran tener un impacto permanente aún tienen mucho camino que recorrer.

Y también hay cuestiones sociales vinculadas al fin del dinero en efectivo. El papel moneda es usado de forma más frecuente por grupos de bajos ingresos y empresas independientes – finalmente todos aquellos que no pueden acceder a una cuenta bancaria o pagar tarifas por transacciones con tarjeta.

Por otro lado, quizás la falta de dinero en efectivo incluso resulte en que gastemos más dinero del necesario. Un estudio realizado por University of Kansas concluyó que los gastos sin efectivo resultan en compras más frecuentes. Los que pagan en efectivo se concentran más en el costo y los que pagan con dinero plástico, en el beneficio inmediato de su compra.

Finalmente, nos gusten o no las consecuencias, los hechos demuestran que el papel moneda ya está empezando a extinguirse. A nivel mundial, las transacciones en efectivo aumentaron sólo 1.75% entre el 2008 y el 2012, llegando a USD$11.6 millones de millones. En tanto los métodos no tradicionales de pago aumentaron casi 14% llegando a USD$6.4 millones de millones. Esto incluye pagos online y mobile, y todas las alternativas modernas.

Hoy incluso en lugares como Kenya y Zimbabwe están recurriendo a formas de pago y sistemas que no utilizan el efectivo así que es posible que en unos años más dejemos de ver el papel moneda en nuestras vidas.

Comentarios

StarterDaily Presenta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto