StarterDaily

Viernes 14 de diciembre de 2018

Los problemas de pasividad digital que trajo la nueva era de la tecnología

Los problemas de pasividad digital que trajo la nueva era de la tecnologa

Por
Catalina Larrondo G.
Viernes 7 de febrero de 2014

Pese a todos los avances tecnológicos positivos que se han dado a conocer, el año 2013 no será recordado como un año muy bueno para el mundo digital.

Durante los últimos años y en particular el 2013, las tablets se volvieron objetos muy populares, al igual que los smartphones. También fueron creadas impresoras 3D y los aparatos “wearables” se convirtieron en un fenómeno pop. Los dispositivos móviles han ayudado a ampliar nuestro acceso al mundo entero, nos permiten comunicarnos con personas a las cuales seguramente nunca hubiésemos conocido o vuelto a encontrar si no fuera por todo lo que llegó con la nueva era digital.

Pero el 2013 también será recordado como el año en que nos dimos cuenta en lo que estamos metidos. Descubrimos – a través de las filtraciones de Edward J. Snowden, ex contratista de la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos, y la investigación de periodistas - precisamente cuánto utilizan las poderosas organizaciones nuestros aparatos y redes digitales para espiarnos.

Lamentablemente, pese a todo lo bueno que nos han traído los dispositivos digitales y la nueva era digital, ambas están directamente relacionadas con el tema de la NSA.

Regresando a los tiempos en que recién se popularizaban los computadores personales, la noción idealista que nos impulsaba a casi todos era que los computadores eran tan solo herramientas que ayudaban a aprovechar aún más la inteligencia humana para tener mayores logros y satisfacción.

Pero hasta las tablets hoy en día logran algo que nadie esperaba: Refuerzan una nueva estructura de poder. A diferencia de un computador personal, una tablet sólo ejecuta programas y aplicaciones aprobadas por una autoridad comercial central. Tú controlas los datos que introduces en tu PC, pero la información introducida en una tablet generalmente es administrada por otra persona, un tercero.

Steve Jobs, quien supervisó la introducción al mercado del iPad de Apple, declaró que los computadores personales ahora eran “camiones” – herramientas para tipos de la clase trabajadora en camisetas y viseras, pero no para gente cool que va en ascenso. Esto implica que los consumidores de lujo prefieren status y ocio por sobre la influencia o la autodeterminación.

Es difícil apuntar a un responsable por nuestra pasividad digital. Los consumidores no sólo han priorizado lo rápido y fácil por sobre el empoderamiento; también han permitido el ser espiados constantemente.

La única forma de persuadir a la gente a aceptar de manera voluntaria su pérdida de la libertad es haciendo que se vea como un gran negocio al comienzo. Para ser más claros, a los consumidores se les ofrecieron cosas gratis (como las herramientas de búsquedas y las redes sociales) a cambio de aceptar el ser vigilados. Aquellas personas y/o organizaciones que saben usar bien la información personal que voluntariamente entregamos pueden incluso llegar a crear grandes fortunas con nuestra información.

El argumento para defender las nuevas tecnologías es que mejoran la democracia ya que permiten que por ejemplo uno tweetee sus protestas. Pero el quejarse no es sinónimo de éxito ni menos aún de libertad.

El ser libre es sinónimo de tener una zona privada donde puedes estar a solas con tus pensamientos y experimentos. Es ahí donde puedes diferenciarte y aumentar tu valor personal. Al cargar un smartphone con GPS y cámara y constantemente ingresar datos a un computador que es propiedad de una corporación pagada por anunciantes para manipularte, eres menos libre. No sólo permites que la corporación y los anunciantes se aprovechen de ti sino que además aceptas que atenten contra tu libre albedrío.

Comentarios

StarterDaily Presenta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto