StarterDaily

Miércoles 18 de julio de 2018

Los diez errores más comunes de los reclutadores y gerentes de recursos humanos

Los diez errores ms comunes de los reclutadores y gerentes de recursos humanos

En la vorágine de los tiempos en que vivimos, es más importante que nunca estar atentos a las nuevas oportunidades de empleo que se presentan en la industria. Lamentablemente muchos profesionales pierden grandes oportunidades debido a la falta de manejo de los reclutadores y gerentes de recursos humanos.

Le preguntamos a varios profesionales que utilizan nuestro portal de ofertas de empleo, sobre cuales son las fallas que han visto y aquí presentamos las más relevantes:

  • No dar señales de vida: Una vez que los postulantes enviaron su información, nunca más hubo respuesta. Ni siquiera una respuesta automática configurada en Outlook. Es posible que los postulantes crean que el email rebotó y no llegó a destino. Los reclutadores deberían informarle a los postulantes "cada vez" que reciben su información.
  • No entregar feedback de las postulaciones: Es recurrente que los postulantes rechazados jamás reciban una respuesta adecuada que sea capaz de mostrar las razones de porqué no siguen en el proceso. Los reclutadores deberían ser más empáticos en cuanto a ayudar a las personas a mejorar sus puntos más débiles mostrándoles las falencias de su CV o en la entrevista.
  • Ser demasiados especificos con el título profesional: Muchos reclutadores creen que los postulantes deben tener el mismo título profesional de las personas con las que posiblemente trabajarán. Hoy por hoy, el conocimiento ya no sólo se mide con un título universitario, sino también con experiencia en una industria en particular independiente de la carrera que se haya estudiado. Los reclutadores deberían estar más abiertos a recibir postulantes de otras carreras, e inclusive de otras industrias.
  • No entender tecnicismos propios del cargo o industria: Es común que los postulantes se explayen sobre sus conocimientos durante la entrevista y es es casi imposible no hablar con tecnicismos y detalles sobre la experiencia. Los reclutadores son el primer filtro, así que deben estar preparados para “hablar el mismo lenguaje” que el postulante. Y si no lo están, entonces mejor que no pregunten.
  • Hacer convocatorias para cargos que no existirán jamás: Las empresas están viviendo grandes transformaciones, y necesitan de personas que puedan ayudar a optimizar ese cambio, pero no saben que tipo de profesional deben tener. A menudo los procesos terminan pausados porque los reclutadores sólo ejecutaron la orden de buscar a una persona, y no detenerse en el perfil real que el postulante. Otra mala práctica es lanzar convocatorias sólo para “revisar” el mercado y que no terminarán en nada.
  • Centrarse en la cantidad y no en la calidad: La mayoría de los reclutadores siguen utiizando su email para recibir cientos de CVs, los que en su mayoría quedan perdidos en la bandeja de entrada. Hoy, menos es más, y un proceso de reclutamiento debería ser muy parecido a un CRM, donde se le vaya haciendo seguimiento a personas y entrenándolas para posibles futuras vacantes.
  • No utilizan un formato adecuado: Los reclutadores se quejan de que los postulantes son demasiado desordenados con la información que envían. ¿Pero es culpa de ellos? Utilizar un sistema propio, o de un tercero que ayude a recibir la información de forma ordenada sencillamente hará que los mejores postulantes destaquen independiente de la presentación que sus postulaciones tengan.
  • No especificar las fases que tendrá el proceso: A los candidatos pocas veces se les especifica cuales serán las estapas de la postulación. Y una vez que avanzan en una etapa, la ansiedad jugará su papel y tratarán de saber como les ha ido, o si es que han avanzado en el proceso. Es importante que los reclutadores estén al servicio de los postulantes en este punto.
  • Convocatorias demasiado extensas: Existen postulantes que se quieren cambiar de empresa, y otros que no saben que quieren hacerlo. Todos ellos tienen tiempo de sobra. Pero también existen las personas desempleadas que no cuentan con tiempo, y necesitan “urgente” un puesto de trabajo. Es por eso que las convocatorias deberían ser lo más rápidas posible, y estar muy bien detalladas desde el principio para que nadie pierda el tiempo.
  • Comprar Bases de Datos: El peor de los errores. Comprar cientos (o quizás miles) de CVs desactualizados, esperando algún día poder encontrar aquella preciada aguja en el pajar. Por favor reclutadores, no lo hagan más.

Comentarios

StarterDaily Presenta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto