El famoso dicho dice "ver para creer", pero también es cierto que se debe "conocer para generar una opinión", pues bien para quienes crean estrategias para una marca, esto es primordial.

" />

StarterDaily

Domingo 27 de mayo de 2018

"Lo conoces, lo dices"

Desde pequeño  aprendiste a escuchar. Atentamente te contaron cuentos e historias. Y las creíste. Pero lo cierto es que en la Publicidad, existen cosas que nadie te podrá asegurar.


Una multiplicidad de cosas que deberás descubrir por ti mismo y saber en verdad de que se tratan. Es una parte casi obvia del proceso de descubrimiento creativo de las cosas y que necesariamente debes seguir cada día, y como un plan constante, para tener así una noción cierta de que tan buenas o malas son.


Quizás hasta hoy, te han dicho lo genial que son los atardeceres. Los has visto en la televisión, el cine y por cierto en muchas fotografías. Los colores te parecen maravillosos, y cuando te lo cuenta alguien enamorado, dices “¡Claro que sí! Es muy cierto...”  y crees entonces que lo son, pero en verdad no tienes la certeza, hasta que hasta que presenciaste  uno por ti mismo. Hasta que sentiste como se fue apagando de a poco el calor, hasta que descubriste uno a uno los cambios de colores en el cielo, hasta que de repente empezaron a aparecer una a una las estrellas y de pronto se volvió todo oscuro.


Y en la Publicidad también es así. Deberías mojarte en la lluvia para poder vender un paraguas. Deberías quemarte con el sol para poder vender protectores solares. Deberías poder comer muchas hamburguesas y beber muchas marcas de bebidas para entender y decir con certeza si McDonalds y Coca-cola son definitivamente lo mejor.


Porque no lo sabes hasta que lo pruebas. Es así y no hay otro modo.


Insisto. Debes conocer por ti mismo el proceso. Vive cada una de las etapas para así poder tener una idea clara. Nada desde afuera es lo suficientemente real para saber cómo es desde adentro. Debes tocar, palpar, oler, rasgar, tragar, masticar, sentir y observar.


No te saltes ninguna de las etapas. Vívelas, y disfrútalas por entero. Para poder caminar seguro, deberás primero gatear, y descubrir en este proceso que tienes el equilibrio suficiente para estar de pie. El mejor modo es ese, conociéndolo por ti mismo.


Todo lo que te han dicho, es completamente incierto hasta que lo tienes entre tus propias manos y lo ves muy de cerca.


Recién ahí puedes decir que sabes de lo que hablas.


Desde pequeño  aprendiste a escuchar. Atentamente te contaron cuentos e historias. Y las creíste. Pero lo cierto es que en la Publicidad, existen cosas que nadie te podrá asegurar.

Una multiplicidad de cosas que deberás descubrir por ti mismo y saber en verdad de que se tratan. Es una parte casi obvia del proceso de descubrimiento creativo de las cosas y que necesariamente debes seguir cada día, y como un plan constante, para tener así una noción cierta de que tan buenas o malas son.

Quizás hasta hoy, te han dicho lo genial que son los atardeceres. Los has visto en la televisión, el cine y por cierto en muchas fotografías. Los colores te parecen maravillosos, y cuando te lo cuenta alguien enamorado, dices “¡Claro que sí! Es muy cierto...”  y crees entonces que lo son, pero en verdad no tienes la certeza, hasta que hasta que presenciaste  uno por ti mismo. Hasta que sentiste como se fue apagando de a poco el calor, hasta que descubriste uno a uno los cambios de colores en el cielo, hasta que de repente empezaron a aparecer una a una las estrellas y de pronto se volvió todo oscuro.

Y en la Publicidad también es así. Deberías mojarte en la lluvia para poder vender un paraguas. Deberías quemarte con el sol para poder vender protectores solares. Deberías poder comer muchas hamburguesas y beber muchas marcas de bebidas para entender y decir con certeza si McDonalds y Coca-cola son definitivamente lo mejor.

Porque no lo sabes hasta que lo pruebas. Es así y no hay otro modo.

Insisto. Debes conocer por ti mismo el proceso. Vive cada una de las etapas para así poder tener una idea clara. Nada desde afuera es lo suficientemente real para saber cómo es desde adentro. Debes tocar, palpar, oler, rasgar, tragar, masticar, sentir y observar.

No te saltes ninguna de las etapas. Vívelas, y disfrútalas por entero. Para poder caminar seguro, deberás primero gatear, y descubrir en este proceso que tienes el equilibrio suficiente para estar de pie. El mejor modo es ese, conociéndolo por ti mismo.

Todo lo que te han dicho, es completamente incierto hasta que lo tienes entre tus propias manos y lo ves muy de cerca.

Recién ahí puedes decir que sabes de lo que hablas.

Comentarios

StarterDaily Presenta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto