StarterDaily

Viernes 22 de junio de 2018

Leftraro: el proyecto cinematográfico de Eduardo Novión, socio de TBWA\Frederick

Leftraro: el proyecto cinematogrfico de Eduardo Novin, socio de TBWA\\Frederick
Imagen: Juan Pablo Andreani, Ted Field, Eduardo Novión.  Hace menos de un mes se bajaron de un avión con la sensación de haber cumplido un sueño de más de 20 años de espera. Eduardo Novión, socio de TBWA\Frederick venía llegando con su equipo de Los Ángeles, California tras pasar cinco días con altos ejecutivos de Radar Pictures, productora responsable de películas como "Jumanji", "Ridick", "El Último Samurai", entre muchas otras. Novión junto a su socio Juan Pablo Andreani lograron sentarse frente a Ted Field, presidente de Radar Pictures y fue ahí cuando se dieron cuenta de lo lejos que habían llegado con "Leftraro", una historia sobre un héroe mapuche en la que han estado trabajando. Ya es un hecho, el lunes 8 de septiembre de 2014 se le dio el visto bueno a la producción de una de las películas más grandes sobre la historia chilena dentro de las oficinas de Radar Pictures. En StarterDaily quisimos conversar con Eduardo Novión para saber más acerca de este proyecto y sus implicancias para la agencia. ¿Cómo surgió la idea de la película de "Leftraro"? ¿Cuál fue la motivación? Leftraro surgió hace más de 30 años, cuando me obligaron a leer en el colegio varios libros horribles, excepto por uno: "Leftraro, joven libertador de Arauco". Después aluciné con este héroe que impulsa la resistencia mapuche por más de 300 años y me impresioné al averiguar lo poco que se sabe sobre la cultura Mapuche en Chile. Leftraro ganó una batalla que duró 300 años y que aún no duerme. En el año 2000 me decidí a estudiar más allá del personaje; viajé al sur y viví durante una semana en una comunidad mapuche. Eso me bastó para asombrarme con la cantidad de relatos mágicos que no salen en los libros de historia y también me inspiró a escribir una película de realismo mágico, como si ya la hubiera visto en el cine. Las palabras simplemente salían de mi cabeza como si ya hubieran estado allí por mucho tiempo. Y también me preocupé de documentarme con un historiador de Cañete que me corrigió el borrador miles de veces hasta que nació el primer guión literario de la película. ¿Cómo lograron crear estos nexos con Radar Pictures y llegar a Estados Unidos? Eso fue gracias a mi hermano Maurice. Yo llevaba ya varios años dándole vueltas y hablando del tema. El primero que creyó en el proyecto fue Juan Diego Garretón, de Cineanimadores. Con él como productor hicimos los primeros intentos de presentar la película en el extranjero, pero para esa época era extremadamente caro un proyecto con animación 3D e integraciones de ese nivel. Así pasaron los años. Yo siempre desarrollando un poco más la historia. Me colgué del talento de mi amigo y compañero de viaje Cristián Montes, quien desarrolló los conceptos de las escenas y las criaturas de manera brillante. Sumándole cositas, nunca parando. Luego apareció Juan Pablo Andreani que junto con el guionista Julio Rojas estaban impartiendo un curso de guión. Alguien le contó sobre el proyecto Leftraro hasta que en un almuerzo Juan Pablo se enamoró de la historia, hasta el día de hoy. El tema es que una noche, mi hermano que en ese momento se encontraba en Miami me llama a las 3 de la mañana y me dice que le contó mi película a un productor gringo y que le había encantado. Obviamente creí un 0,3% de la historia. Pero al día siguiente, me llamó el productor y obviamente me di cuenta que el tema era verdad. Tan verdad que hemos llegado hasta este punto. El productor era José David Yacaman, socio de Justin Shaner, dueño de SobeBrooke Films, el cual al poco tiempo se asoció a Radar Pictures, donde su dueño, el magnate Ted Field se enamoró del proyecto “Leftraro” y firmamos el acuerdo y hasta el mes pasado (septiembre), el compromiso de Ted de llevar al cine la historia de Lautaro para el 2017. ¿Fue muy difícil lograr mantener el interés de Radar Pictures? La verdad, no. Desde un principio todo Radar Pictures se interesó tanto por este proyecto que el Skype con Ted fue casi de inmediato. No podían creer que fuera real la historia de un niño mapuche de 7 años que fue raptado por los españoles, fue educado e instruido por Pedro de Valdivia hasta convertirse en su escudero, llegando a establecer un cariño y admiración únicos entre ambos. Aprendieron el uno del otro sobre Dios, el equilibrio de las cosas, la mística, el honor, el futuro, la estrategia militar y el uso del caballo, convirtiendo a Leftraro en un genio. Luego, Leftraro traiciona a Valdivia para volver con los suyos y enfrentarse contra su “Padre” en la batalla de Tucapel aplicando lo que él le enseñó e improvisando una de las batallas más memorables de la historia. “It's real?”, preguntaban asombrados ante lo que les contaba. Sobre todo cuando les dije que Leftraro tenía una placa en Francia como uno de los “Estrategas más grandes de la historia”. Considerando tu rol como socio de TBWA\Frederick, ¿qué pasaría con la agencia o cómo le afectaría el que la película llegase a ser un hit? TBWA \ Frederick siempre me apoyó con el proyecto. Llevo casi 20 años de relación con ellos y están tan entusiasmados como yo con la idea desde que la vieron nacer. Si la película llegara a ser un éxito, estoy seguro que Frederick será parte importante en el desarrollo de todos los proyectos que vienen con una producción de esta envergadura. Nuestro objetivo es que "Leftraro" se transforme en un proyecto país, similar al fenómeno que produjo “El Señor de los Anillos” para Nueva Zelanda. Tenemos una cultura no reconocida y que es parte de nuestra historia. Una historia que nos fortalecerá como país y como identidad. Tenemos todo para hacerlo, y lo vamos a hacer.

Comentarios

StarterDaily Presenta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto