StarterDaily

Viernes 17 de agosto de 2018

Las mejores historias de negocios del 2013 ¿Estamos viviendo una burbuja Tecnológica?

Las mejores historias de negocios del 2013 Estamos viviendo una burbuja Tecnolgica?
Imagen: Jeff Bezos, CEO de Amazon. Una de las historias de éxito.

En el 2013, el valor de las acciones de empresas tecnológicas fue en alza. Las adquisiciones de compañías alcanzaron grandes niveles, y fue el año en que mayor cantidad de startups se hicieron públicas desde el boom de las puntocom. Las expectativas del poder transformador de las nuevas tecnologías desafiaron la realidad con creaciones como drones e impresoras 3D.

Hacia fin de año, era natural preguntarse si se está formando una nueva burbuja tecnológica. Durante noviembre, The Wall Street Journal y otros medios informaron que Snapchat, la startup de dos años de edad que no tenía ingresos y que consiste en una aplicación para enviar mensajes había rechazado una oferta de adquisición de $3 mil millones.

Si bien es posible que exista una burbuja entre los medios sociales, una lectura más real sobre el 2013 en términos de negocios en el ámbito de la tecnología es que fue el año de los que tienen y los que no. Pese a que la tecnología está en constante cambio, trajo grandes beneficios para las empresas capaces de aprovechar el impulso, pero muchos otros tuvieron problemas para seguir el paso. En algunas áreas como la tecnología de la energía, se hizo evidente el poco apoyo para el tipo de avances que la sociedad realmente necesita, que es mucho más que una simple aplicación de fotos.

A nivel mundial, el cambio más rápido está siendo impulsado por computadores móviles, cuyo aumento marca un cambio fundamental en las principales plataformas de computación, y está creando ganadores y perdedores a una velocidad asombrosa. Durante el año, Microsoft anunció un cambio de liderazgo, Nokia vendió su negocio de telefonía a Microsoft, BlackBerry siguió acercándose a la bancarrota e Intel vio sus acciones disminuir por su poca venta de chips para smartphones. En términos más generales, la vida útil de todas las empresas puede ser cada vez más corta debido a los constantes cambios tecnológicos.

El esfuerzo para mantener el ritmo tampoco se limitó solo a las compañías. Regiones desde Beijing hasta Las Vegas e Israel también compiten y ninguna quiere quedarse fuera del boom de la tecnología. Todos ven un futuro económico favorable dentro de la vanguardia de la tecnología pero el lograrlo no es nada fácil. Son pocas las ciudades capaces de crear la masa crítica necesaria para convertirse en un semillero de innovación. Incluso las ventajas regionales pueden perderse; el año 2013 la ciudad de Detroit, alguna vez el centro industrial más dinámico del mundo debió declararse en quiebra.

Pero la tecnología en el ámbito automotriz es muy diferente. El CEO tecnológico más celebrado del año fue Elon Musk, cuya empresa Tesla Motors vendió más de $1.000 millones. Tesla desarrolló un enfoque innovador para las baterías y para cargar autos eléctricos, dándoles más tiempo de uso y haciéndolos más prácticos. Su competencia, Fisker también trató de vender autos que resultaron ser más sobre apariencia que buen uso de la tecnología y finalmente debió declararse en quiebra.

La existencia de la burbuja de la tecnología es más notoria dentro de las redes sociales. Dentro de ese campo los empresarios pueden, con inversiones históricamente mínimas y algo de suerte, llegar a ganar audiencias gigantes. Toma en cuenta que el tamaño de Facebook hoy es aproximadamente igual a la cantidad de personas que ven los Juegos Olímpicos por televisión (hasta hace poco el evento mediático más grande del mundo). Vivek Wadwha, un empresario de la tecnología, es un escéptico. Él cree que empresas como Snapchat y Twitter (que recaudó $1.8 mil millones en su oferta pública inicial este año) son parte de “una burbuja que sin duda estallará y dañará al sector tecnológico.” Dice que la razón es que estas empresas tienen ingresos poco confiables y ninguna gran ventaja tecnológica sobre sus competidores.

En el caso de Facebook, durante el 2013 desafió a los escépticos que creyeron que el cambio hacia la navegación móvil disminuiría sus ingresos por publicidad. El MIT Technology Review fue el primer medio en informar que Facebook había resuelto su problema al publicar grandes anuncios, cosa que a los usuarios no pareció importarles. Y a lo largo del año, las acciones de la empresa se recuperaron.

En la escuela de negocio de Harvard, el experto en capital de riesgo Josh Lerner dice que esta industria también se ha dividido en ganadores y perdedores. Algunos fondos recaudaron más de mil millones de dólares en 2013 para invertir en nuevas startups. Pero en medio de los bajos rendimientos, muchas otras han desaparecido o han sido dejadas de lado en lo que Lerner llama “consecuencias dramáticas para empresarios.” Por cada buen inicio de un medio social, hay una veintena de empresas para las cuales la disminuida cantidad de inversionistas en capital de riesgo ha hecho que la recaudación de dinero sea mucho más difícil.” Las nuevas estrategias para recaudación de fondos como el crowdfunding por ejemplo sólo compensan en parte estos cambios.

La tecnología de la energía es un claro ejemplo. Startups que están trabajando en energías renovables ahora está sufriendo después de haber tenido su auge hace algunos años. Muchas empresas de energía solar y compañías de baterías se han quedado sin negocios. Los inversionistas que alguna vez predijeron que resolverían los cambios climáticos ya ni se escuchan. En su lugar hoy se habla sobre cómo los proyectos son financiados por medio de donaciones de actores que finalmente más que negocios se convierten en actos de caridad.

El tema de los que tienen y los que no (o los ganadores y los perdedores) nos afecta a todos. El artículo del MIT Technology Review titulado “Cómo la tecnología está destruyendo los trabajos” analizó el debate acerca de si la tecnología está automatizando los trabajos de oficina de la clase media, hasta que dejen de existir. De ser así, nos espera un futuro sombrío en el que la productividad se mantiene en alza pero no así el empleo, creando una nueva clase de los que no tienen: los tecnológicamente desempleados.

En tanto los que han dominado la automatización continúan acumulando fortunas millonarias. Amazon, dirigida por el CEO Jeff Bezos ha usado la tecnología para dominar el e-commerce hasta el punto que sus ventas hoy son equivalentes a las de sus 12 mayores competidores online. Finalmente se trata en gran parte de saber sacar provecho de las nuevas tecnologías el definir si como empresarios seremos ganadores o perdedores.

Comentarios

StarterDaily Presenta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto