Deng Xiaoping afirmó en los 70’ que enriquecerse era algo maravilloso y así, la quinta parte de la población del mundo, se liberó de sus deseos contenidos y accedió a una riqueza sin precedentes. Todo ello, brillantemente acelerado por la Publicidad. | Por Rúben Álvarez

" />

StarterDaily

Viernes 17 de agosto de 2018

La Publicidad en la gestión del deseo

Por
StarterDaily
Miércoles 28 de diciembre de 2011

Por Rúben Álvarez
Rector de la Escuela Internacional de Publicidad ESIP

Los ascetas promueven la pasividad frente a la pobreza y postulan la reducción de los deseos en lugar de satisfacerlos, para así obtener la felicidad. Incluso muchos cultos religiosos los estigmatizan. Vivir sin los deseos, o desear menos, es el paradigma de algunas culturas y es así que por siglos algunas naciones de Asia, como por ejemplo India, se enfocaron en ese paradigma llegando a tener niveles de miseria y pobreza escalofriantes.

El protestantismo en cambio, envió a sus fieles y seguidores el mensaje contrario instalando en Occidente el paradigma del trabajo duro, la mesura y la virtud, que llevarían a sus practicantes a ayudarse a sí mismos, apoyados por el Creador, a satisfacer los deseos de cada cual.

Con este paradigma, Occidente accedió a las mayores riquezas del planeta a través de la máquina de producción del deseo constante, motor de la economía, generadora de más y más deseo hoy denominada Publicidad.

Deng Xiaoping afirmó en los 70’ que enriquecerse era algo maravilloso y así, la quinta parte de la población del mundo, se liberó de sus deseos contenidos y accedió a una riqueza sin precedentes. Todo ello, brillantemente acelerado por la Publicidad.

En la actualidad verdaderas avalanchas de mensajes publicitarios legitiman o promocionan el deseo y como apoyo a esta afirmación el año pasado se invirtió cerca de un billón de dólares en publicidad a nivel mundial repartidos en medios como periódicos, televisión, radio, direct mail, guías telefónicas, internet, medios móviles,etc.

El deseo puede abarcar desde una necesidad apremiante a una necesidad transitoria y en ambos casos la riqueza lubrica la sensación de picazón y puede incluso ser multisatisfactoria, abarcando varios deseos a la vez, pero el sólo hecho de elevar la vara del deseo, o realizar una apología de la codicia, no hace per se más ricas a las personas. Es importante, eso sí, distinguir que la codicia, la riqueza y el deseo son conceptos diferentes. Lo que sí queda meridianamente claro, es que las culturas que promueven la virtud de la pobreza generan una profecía autocumplida y empobrecen a su población.

La gestión del deseo, el ayudar a vislumbrar la posibilidad de alcanzar su satisfacción y las expectativas que esto genera son los key drivers que la Publicidad mueve y que permite que los ciclos económicos mantengan una constante.

Comentarios

StarterDaily Presenta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto