StarterDaily

Martes 21 de agosto de 2018

La Era de los Consumidores 3.0

La Era de los Consumidores 3.0
“Adelantarse a los cambios futuros, con la visión puesta en el mercado y con foco en el cliente, se ha tornado un eje troncal a la hora de fortalecer la competitividad y, en términos simples, sobrevivir a los profundos y dinámicos cambios estructurales que ostentan las conductas de consumo y, por consiguiente, a la demanda de bienes y servicios en todo el mundo”. Así lo explica Alejandro Moreno, Gerente de Proyectos del Centro de Competitividad (CDC) de la Universidad del Pacífico.

Y es que en tiempos en que la tecnología está al alcance de todos, donde los cambios son vertiginosos y el lenguaje digital se vuelve vital para las nuevas generaciones de consumidores, la inteligencia de mercados pasó a ser, a ciencia cierta, una disciplina que año a año evoluciona y no debe quedar exenta ni perderse de vista en todo ámbito y tamaño de empresa.

Moreno plantea que si bien en tiempos pasados el marketing tradicional o el marketing 1.0 situaba al producto como centro de todas las mejoras y actividades, y llevaba a cabo una comunicación unidireccional desde la empresa al cliente, más tarde dicho modelo, en su versión 2.0, consideró que los productos debían ser dinámicos y que el foco de las actividades de marketing se centraban en el cliente, tomando en cuenta la incorporación bidireccional de las comunicaciones, fundamentalmente a través de los medios digitales.

El concepto marketing 3.0 corre con nuestros tiempos y señala que existe un proceso esencial de no solo comprender las conductas de consumo de nuestros clientes, sino que posiciona al cliente o consumidor con un rol activo en la formulación de productos o servicios. “Ello pone en evidencia que la interacción permanente y la co-creación es más que una tendencia y es la nueva forma de entender y hacer negocios”, comenta el profesional de la Universidad del Pacífico.

Una arista relevante del Marketing 3.0 y de los nuevos consumidores es la incorporación y gestión sistemática de plataformas tecnológicas, para establecer, mantener y mejorar estrategias de relacionamiento con clientes. “El Marketing 3.0 implica tener en el horizonte el rol protagónico de las plataformas tecnológicas y los costos de no implementarlas podrían, más temprano que tarde, impactar seriamente en el modelo de negocio y sostenibilidad de cualquier empresa”, indica.

Dado este contexto, el especialista señala que “la planificación, compra y los posteriores comentarios acerca de la experiencia de uso o consumo de un servicio o producto, constituyen un proceso que evoluciona y representa un desafío idóneo de analizar sistemáticamente, constituyéndose en un reto para aplicar en cualquier empresa contemporánea, ya que con ello se sintonizan aspectos y mejoras concretas para maximizar la demanda, la gestión de satisfacción de sus clientes y formular estrategias concretas, asumiendo el real potencial de los cada vez más diversos soportes y medios de comunicación digital”.

Hoy se ha vuelto vital asumir el potencial de soportes y medios de comunicación digital para las empresas. Para ir acorde a la evolución y poder acoplarse a los movimientos de la industria en esta era digital, existen diversas herramientas y plataformas disponibles, a través de las cuales, “es posible instaurar círculos virtuosos de comunicación y conformación de comunidades para lograr la atracción de nuevos clientes y acceder a la fidelización de una masa crítica importante de clientes actuales”, asegura el experto del (CDC) de la casa de estudios.

El desafío ante el nuevo consumidor


El profesional del Centro de Competitividad de la Universidad del Pacífico sostiene que desde hoy cabe plantearse las siguientes interrogantes: ¿Nos armamos hasta los dientes en el punto de venta o volcamos los esfuerzos en saber qué hacer con la tecnología disponible? ¿Seguimos creando encuestas de satisfacción para reaccionar o nos adelantamos y prevemos qué cambios coyunturales ocurrirán?

Alejandro Moreno aclara que la perspectiva y la visión de las empresas hacia sus clientes tiene nuevos cimientos que se basan en la mirada de los mismos como “personas integrales”, dejando ya de lado los términos “consumidores” o “clientes”. Estas personas integrales son seres únicos, movilizados más que por productos funcionales, que les reporten sustento emocional, espiritual  y también moral.

“Hoy, más que nunca, debe cobrar sentido un común denominador que apunte a la reinvención y donde se haga fuerte el lema en torno a la competitividad empresarial: Si no puedes con ellos, no te desconectes”, concluye el Gerente de Proyectos del Centro de Competitividad de la Universidad del Pacífico.

Comentarios

StarterDaily Presenta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto