StarterDaily

Martes 22 de mayo de 2018

Hans Eben: Cuando las crisis son intelectuales, son más complejas y profundas

Hans Eben: Cuando las crisis son intelectuales, son ms complejas y profundas
Se acabó el futuro predecible. Ahora la mejor forma de predecirlo es crearlo y no hay que olvidar que el peor enemigo del futuro es el éxito del pasado.

Estamos en una transición sin precedentes en la historia económica y política del mundo, luego de que después de tres siglos el mundo no se moviera, ahora parece un electrocardiograma.

Hasta principios del siglo XX, el futuro era igual al pasado: predecible, con crecimiento tangible y una familia estable. El siglo XXI es lo opuesto. Hay una ola que se nos viene encima y los que van a poder surfearla serán sólo el 5%, los que van a capea  serán el 20% y a los que va a revolcar la ola son el 75% de la población.

Lo bueno es que esta ola está reventando en millones de burbujas y nichos y cada uno de estos nichos es una nueva oportunidad de negocio para los jóvenes. Tenemos que crear nuestro propio futuro con innovación y visión.

Crear riqueza y no pobreza es el nombre del juego que debemos tener. La brecha de capital humano existente, que llegará a 92 trillones de dólares pronto y la educación que sigue por el suelo explican la gran frustración de hoy.

El mundo se enfermó, afectando a la sociedad, trabajo, empresa y familia. Y esa enfermedad es sociológica, no económica. La frustración es la enfermedad del XXI.

En el 2030 la brecha de agua entre oferta y demanda será del 40%, la brecha de energía será de 30 % y lo peor de todo es que habrán 250 millones de personas que no tendrán trabajo. Cada año se agregan 100 millones de niños, de los que 30 millones serán desempleados, eso ya se sabe porque el mundo moderno no es capaz de producir nuevos empleos no calificados, y la excesiva rigidez de algunos países es la mayor responsable del desempleo estructural.

La primera revolución fue industrial, pasando el proceso de producción de casero a mecanizado. Luego vino la segunda revolución industrial, de fabricación unitaria a fabricación en serie. Ahora estamos en la tercera revolución industrial, masiva y digital. El mundo ahora podrá producir bienes en forma masiva a un costo menor, aunque los bienes sean todos distintos unos de otros. Y esto está produciendo efecto boomerang y un nuevo orden mundial.

[caption id="attachment_48069" align="alignnone" width="630"] Hans Eben[/caption]

El mundo es totalmente nuevo y bipolar, en el que pasamos de la euforia a la frustración y viceversa. Hoy en día, lo que pasa en 10 años es más importante que lo que pasó en los últimos 100. Pasamos de bonanzas a crisis vertiginosas, que cambiaran el escenario global. Además, el mundo se empezó a mover por imágenes. Lo lindo arriba y lo feo abajo. El euro se debate entre la vida y la muerte y la economía mundial cae a un nivel sin precedentes. ¿Quién estará a cargo del rescate? Los países emergentes.

Esta es la crisis de los ricos, que afecta a los países más poderosos y a las grandes empresas. Una pandemia de la que aún no existe vacuna y que creó una crisis de desconfianza.

Y es que se acabaron las super potencias, ahora existen las alianzas internacionales, pero para eso hay que restablecer las confianzas. El problema es que los políticos no cumplen sus promesas. Y este 2012 se ve bastante activo a nivel de recambio y elecciones.

El mundo se ha tenido que apretar el cinturón, pero no hay que olvidar que las crisis son necesarias para ponerle el freno a la bonanza. Esto porque nosotros manejamos las crisis, a diferencia de las bonazas, que nos manejan a nosotros.

Las crisis hasta ahora han sido tangibles, pero en el futuro serán intangibles, con un daño peor y con un costo mayor. Su ruta determina el éxito del futuro. Sin embargo, aún cuando esta ruta permitirá mantener y sostener a los mercados emergentes, tampoco será la que determinara el éxito de la exportación de los comodities.

Estamos en el lado correcto del mundo con los intangibles, el imperio físico está en el oriente, pero cambió el balance de poderes entre el occidente desarrollado y el emergente del este. Luchar contra la tiranía del corto plazo es el problema de occidente, todo lo vemos a la brevedad, apagamos un incendio, como es la crisis, mientras que oriente mira más allá.

Si las crisis sigue o tiene una recaída, el contrato social entre el capitalismo y la ciudadanía se romperá con resultados impredecibles. El aumento de la política populista y la tensión social está afectando las relaciones y si la crisis continua es factible que veamos mayores tensiones en el comercio y migraciones incontenibles. Si esto continúa, tendremos una falta de confianza en la clase política, ansiedad  generada por la desigualdad de los ingresos e ira por el desempleo incontrolable.

Por lo tanto hemos llegado a la Tercera Guerra Mundial. Una guerra silenciosa, subterránea, conectada y contagiosa.

Las nuevas armas del siglo XXI son digitales e invisibles. La tercera guerra mundial no mata, pero enferma y los nuevos trastornos síquicos afectan a los jóvenes. El ser humano pierde su inteligencia emocional y su cerebro se transforma en un procesador de información. Internet pone en riesgo la creatividad humana. Estamos inundados de datos, pero nos falta información y cuando las crisis son intelectuales, son más complejas y profundas.

Chile es una isla económica y por eso estoy optimista. Vamos a tocar el umbral del desarrollo en el 2017, al menos vamos bien en ese sentido. La mayor parte de los estados están sobrecalentados hoy en día, nosotros aún estamos en amarillo. Es interesante como los mercados emergentes están sosteniendo la economía mundial, porque nunca había pasado. Están creciendo rápido y exportando entre ellos, y por lo tanto no dependen tanto de los mercado desarrollados, lo que además les permite recuperarse más rápido de las crisis.

La carrera en el siglo XXI recién comienza y será cruel, porque habrá grandes ganadores y muchos perdedores. ¿Y qué pasa con la empresa del futuro? El gran salto triple para este nuevo siglo pasa por la educación y en gran parte por eso es que se ha generado la crisis de la que hemos sido testigos.

 

Comentarios

StarterDaily Presenta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto