StarterDaily

Martes 11 de diciembre de 2018

Gestión del talento y la bienvenida a la Generación Y

Gestin del talento y la bienvenida a la Generacin Y
Por Cristhián Letelier, director de cuentas en agencia DAfAileen Bustos Valencia, Psicóloga organizacional proyecto We Love Talent

El incuestionable recambio generacional, en el contexto de los procesos de renovación de talentos, ponen a las agencias en un nuevo y desafiante escenario: entender, asimilar e implementar una dinámica contemporánea de reclutamiento por competencias, considerando dentro de sus variables las expectativas, aspiraciones y complejidades de la prodigiosa generación Y.

Si durante décadas los procesos de selección por parte de la industria –sea por principios, falta de preparación o simplemente por el factor tiempo– han sido desde la perspectiva del status quo, sencillamente mañana el ejercicio de reclutamiento demandará –por evolución natural– la incorporación de complejos conceptos como “retención de talentos”, “salario emocional” o “plan de carrera”. Pero, ¿Estamos preparados?

El regreso de los Yntocables


No nos confundamos. No se trata de Eliot Ness luchando en contra del imperio del crimen en el Chicago de los años 30. Es algo mucho más desconocido y complejo.

Se trata de cientos de miles de jóvenes talentos, hiperactivos, inquietos, autosuficientes, sensibles y valiosos que fueron germinados en las últimas décadas y que se encuentran en proceso de incorporación al mercado laboral, pululando por la red con portafolios, blogs y backups de proyectos personales. Hijos de la inmediatez, muy lejos de los Atari o el “manguereo veraniego”, pero muy cerca de la tecnología touch y el lifestyle neo folk.

Quienes tomarán las decisiones en el futuro inmediato y tendrán la no menor responsabilidad de conducir los destinos comunicacionales de gigantes como Coca Cola o Adidas, serán los hijos de la evolución acelerada, incansables buscadores de felicidad, apasionados, hambrientos de autorrealización, incrédulos de las figuras retóricas clásicas de la publicidad, escépticos crónicos, adictos consumidores de contenido, ágiles de mente y sin el temor al fracaso de sus predecesoras.

Hablamos de la generación Y o millennials, su nombre da lo mismo. Lo importante es que no solo los conozcamos, sino que los reconozcamos, no como un target para nuestras campañas, sino como las pequeñas ramas, hoy en pleno crecimiento, que mañana serán el tronco principal que sostendrá la industria al menos por los próximos 20 años.

Los Y como target ? Los Y como el pilar de la industria


La nostalgia de los juegos de poder e influencias que alimentan la serie Mad Men están quedando simplemente en eso: una recuerdo de glamour, mentes brillantes y grandes logros en la época de oro de la publicidad.

De igual forma como han quedado en los anales, aquellos aciertos legendarios de los creativos americanos en los gloriosos años 80, donde ingeniosamente manipularon los fenómenos urbanos y mediáticos como el Skateboarding o al mismísimo Michael Jackson para concientizar las voluntades de potenciales consumidores de gaseosas.

Hoy el marco es diferente: la industria cambió, los medios cambiaron, los productos cambiaron, las dinámicas de consumo, la economía ultraglobalizada, el empoderamiento del consumidor, hasta los valores han cambiado y lo seguirán haciendo.

El problema (y la solución) es identificar a la generación Y no solo como sujeto de estudio o ejercicio de targeting, sino apropiarse del factor Y como el cimiento de lo que será el ejercicio publicitario de las próximas décadas.

El factor Y en el contexto de la compleja y volátil realidad del mercado laboral (en particular en el ámbito publicitario) amerita la siguiente reflexión:

¿Qué tan preparados estamos para identificar, reclutar, seleccionar, formar y retener equipos cohesionados y estables, conformados por esta compleja generación y bajo un principio ideal de capital humano?

Y + AD = ¿?


La suma es simple: Todo el potencial Y sumado a la publicidad debiera dar un resultado exitoso. La relación entre las generaciones y el ámbito de las comunicaciones es simbiótica, dado que estas últimas se reconfiguran constantemente bajo códigos evolutivos y de adaptabilidad, en base a los mismos cambios conductuales de los individuos.

Así, podríamos decir que el ejercicio publicitario es un dínamo que transforma una necesidad de comunicación en ideas creativas y que para lograrlo necesita de interpretaciones contemporáneas que los Y conocen a la perfección.

Con estos simples razonamiento el siguiente paso –y el más importante– será comenzar a asignarle la relevancia que merece el estudio de la nueva generación de talentos y como saber llegar a ellos.

Comentarios

StarterDaily Presenta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto