StarterDaily

Martes 22 de mayo de 2018

Generar confianzas: ¿Quién dará el primer paso?

Generar confianzas: Quin dar el primer paso?
Por Camila Awad, Gerente de Experiencia y Fidelización del Club de Innovación.

Últimamente hay muchos estudios sobre Sistemas Blandos (término acuñado en 1981), los cuales son estructurados por variables humanas y responden a problemáticas muy complejas, por lo demás esenciales para nuestra sociedad. Sin embargo, la connotación que le damos a lo "blando" no hace referencia a la importancia del tema, es por eso que no me acomoda este concepto y me gustaría que al leer esta columna imaginen el impacto que podría tener en nuestras vidas si cambian las cosas "blandas".

En este campo de investigación hay un tema, dentro de otros tantos, que aún no está claro. La confianza. Es por esto que me gustaría parafrasear un poco al respecto, ya que no hay mucha información sobre cómo gestionar la confianza. Hace poco leí el libro "Confianza Lúcida", de José Andrés Murillo, el cual acuña este concepto como el espacio que limita entre la confianza ciega y la desconfianza. Los humanos, nacemos con la fragilidad como cualidad principal, y con una gran incertidumbre hacia todo. Según Murillo, la única forma de disminuir la incertidumbre es con la lucidez entre nosotros y los otros.

Esto significa que necesitamos conocer al otro, entender sus motivaciones y expectativas. Cuando jugamos un juego con reglas claras y conocidas, podemos comenzar a confiar de forma sana. Sin embargo, aún no descubro el porqué a las personas nos cuesta tanto evidenciar nuestros intereses. Tal vez, es porque la cultura occidental nos inculca el exitismo, donde en cada acto social debe haber un ganador, y ese ganador tengo que ser yo. Nos da mucho miedo hablar de nuestras expectativas y de las estrategias que tenemos para lograrlo, hasta incluso en niveles muy simples.

Si esto lo aplicamos al mundo empresarial, si al momento de hacer negocios le dijéramos a nuestra contraparte de forma explícita cuales son nuestras motivaciones y expectativas, y ella también lo hiciera, podríamos construir nuestra relación desde la confianza lúcida, siendo conscientes de los riesgos y oportunidades. Además, así podríamos construir una visión compartida, por lo que podríamos trabajar sobre bases sólidas y duraderas.

Imaginemos que la empresa A tiene una capacidad en desuso que justo la empresa B necesita, y al mismo tiempo si la empresa B tuviese acceso a esa capacidad, la empresa C se vería muy beneficiada. Así, la economía y ecosistema nacional podría alcanzar mucho más rápido el tan anhelado desarrollo, ya que todos creceríamos de forma sistémica. Sin embargo si A, B y C no dialogan y no transparentan sus expectativas el cambio probablemente nunca ocurrirá.

Ahora bien, ¿qué pasa cuando ya tuve una mala experiencia, y mi incertidumbre es mucho mayor? Solo queda tener la suficiente altura de miras para entender que esto es sistémico y que alguien tiene que dar el primer paso. Este tipo de conductas son altamente contagiosas y fácilmente imitables, por lo que ¡Chile necesita a quienes quieran hacer la diferencia ahora! Mi consejo es no tener miedo de hablar con otros y transparentar nuestros intereses.

Comentarios

StarterDaily Presenta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto