Laotravoz.cl a los creadores de la nueva película chilena, Pablo Larraín, su director y Pedro Peirano, el guionista. " />

StarterDaily

Sábado 26 de mayo de 2018

Entrevista a los creadores de “No”: “Es como hacer una película sobre el gran golpe a un banco”

Entrevista a los creadores de No: Es como hacer una pelcula sobre el gran golpe a un banco

Por
StarterDaily
Martes 21 de agosto de 2012

Nota del periodista Victor Guillou para el portal Laotravoz.cl 

Crédito de fotos: Fernando Thumm


Santiago. Alameda. Mañana del 6 de octubre de 1988. Los resultados del plebiscito son claros, el “NO” a la continuación de la dictadura de Augusto Pinochet Ugarte gana en los comicios. Un manifestante se abraza con un carabinero. Una foto lo captura. La imagen simboliza el fin de una era. Con la entrega del poder a la Concertación comienza la famosa “transición”, donde una generación completa sufrió este drástico periodo.

Sin embargo, antes que la democracia volviera, el camino no fue para nada fácil. Este jueves 9 de agosto se estrena la película del director Pablo Larraín (director de Fuga y Tony Manero), llamada “No, la película”, que trata sobre la histórica campaña publicitaria que quedó en la memoria colectiva tras derrocar a Pinochet. En la cinta se habla de cómo fue pensada esta campaña, quiénes fueron las mentes creativas y cómo se vivieron esos agitados días, todo esto interpretado con grandes actores como Luis Gnecco, Alfredo Castro, entre otros.

Larraín para este filme se alió con el reconocido periodista y guionista, Pedro Peirano, hace cuatro años, cuando comenzaron a sumergirse en una historia por muchos desconocida. Ya antes habían trabajado juntos y esta vez vuelven a la pantalla grande. Para el plebiscito Peirano tenía 16 años en 1988 y Pablo tenía sólo 12. Era una época tenebrosa. Y en ese instante ambos no sabían quiénes estaban detrás de una campaña tan exitosa. Esa incertidumbre los llevó a adaptar la obra de teatro de Antonio Skarmeta, “El Plebiscito”, para revelar los detalles de un proceso creativo histórico, donde uno de los creadores de 31 minutos fue el guionista.

La semana pasada en la Cineteca Pucv se exhibió de forma exclusiva la nueva película de Larraín y aprovechamos la ocasión para conversar con sus creadores. Con un guión ágil, ameno y con una dosis de humor necesaria, la cinta interioriza al espectador  en una interesante historia que marcó el devenir de Chile. Este filme cierra una trilogía de Larraín sobre la cruda historia reciente del país, si en “Post Mortem” el director acercó al público a una visceral exposición a la figura de Salvador Allende y en Tony Manero” deslumbró con una sociedad chilena apática y atemorizada en plena dictadura, con “No, la película” se ríe de los inútiles intento del régimen militar por caricaturizar a la oposición de la época.

De las tablas al séptimo árte


El personaje principal de la cinta fue inspirado por el publicista José Manuel Salcedo y el equipo comunicacional tras la franja del “No”, aunque en la cinta es René Saavedra, interpretado por el reconocido actor Gael García, la figura principal en las peripecias para llevar a cabo la histórica campaña.
 Que esto (la campaña) viniera desde la cabeza de un publicista funciona como desde una mirada más moderna también y que tiene que ver con el marketing, con cómo se mezcla la publicidad con la comunicación política, la relevancia del modelo capitalista impuesto por Pinochet en la lógica comunicacional”, comenta Pablo, el director de la película. Pedro (Peirano) insistía en algo desde el principio y hablaba de ‘la película del plan’. Esto es como se planea una campaña de este tipo y es como hacer una película sobre el gran golpe, el asalto a un banco. El asalto es al final y no es tan importante, pero lo interesante es cómo se organiza y cómo se planea.

"Esto es una película no un tratado de época"


Pablo Larraín, el director, se luce esta vez retratando la época del plebiscito.

¿Los movimientos sociales impulsaron la campaña del “NO” o todo fue gracias a las mentes publicitarias detrás de la franja?

El director Larraín dice que para responder a esa pregunta confeccionó la película, donde su trabajo cinematográfico habla por él. Sin embargo, no rehúye de la reflexión política y define su trabajo como una visión moderna de lo ocurrido en el plebiscito.
Es muy importante que sea una película hecha el 2011-2012, y no el 95 o el 2020, porque las perspectivas del tiempo van cambiando sobre la historia reciente. También tiene que ver con la actualidad por los 20 años que han transcurrido. De repente si el capitalismo se acaba en 50 años más, esta película va a ser un delirio. No tengo idea de si se va a acabar… ¡ojalá!, pero hay un lugar desde donde se cuenta. Ese lugar es ‘hoy día’ y parte de la ironía que tiene la película tiene que ver con los últimos 20 años de Concertación.

Aún así, prefiere no aventurarse sobre el efecto de la cinta en la sociedad y defiende la adaptación de la obra teatral al cine.
No es una película que pueda servir para que la muestren en el colegio para entender lo que pasó el ‘88. Quizá suceda algún día pero no lo hacemos con esa mirada. Nosotros actuamos con la libertad de aproximarnos de la manera que nos parece más interesante no más. Esto es una película, no un tratado de la época.

¿Llegó la alegría?


Pedro Peirano, guionista de “NO, La película”, entiende las actuales críticas a la Concertación, pues después de levantar una campaña tan exitosa hace 24 años,  hoy en día  la coalición opositora no ha sido capaz de revalidarse ante el votante. Sin embargo, el periodista defiende el concepto de “alegría” que logró posicionar la franja en aquella época de dictadura.
Obviamente forma parte de un proceso (político), uno mucho más bonito de tener que empezar otro proceso para armar un nuevo gobierno (de Concertación) y eso empieza a ser igual de monstruoso que cualquier cosa.

Larraín, el director, sigue esa línea y es enfático en defender el principal logro de la campaña: haber sacado al dictador de poder.
Encuentro muy injusto personalmente cuando se dice que la alegría no llegó. O sea, aquí lo que hicieron fue lograr sacar a Pinochet y eso prometieron. Y por supuesto que es alegre y lo dicen en la campaña: ‘¿A usted no le parece alegre sacar a Pinochet?’… eso sale en la franja y está en la película. Eso me parece suficiente mérito para la gente que hizo la campaña. Lo que haya pasado después es otra historia.

Gael garcía y el futuro internacional de "No"


Algo que llamó la atención sobre los actores de “NO, la película” fue la participación del reconocido actor mexicano Gael García. Si bien para algunos era extraño que el papel protagónico lo asumiera él, nadie hasta ahora ha logrado cuestionar la calidad del actor latino. Y precisamente para ellos, contar con García fue un privilegio. Así lo explica Pablo Larraín:
Lo que hay que entender con Gael es que él es quién, es porque es un seco. Tener a alguien de ese talento y de ese nivel, ese misterio y cualidades, es un privilegio. (…) Muchos actores son muy buenos y los que están en la película son casi mis favoritos en Chile. Pero tener un gallo que viene de otro mundo igual es choro, te aporta mucho.

Pedro Peirano, fue el guionista, adaptando la obra de teatro de Antonio Skarmeta "El Plebiscito". Peirano, en su particular estilo, defiende la actuación de García haciendo un paralelo con la misma franja del “NO”. “Yo siento que la película es como el capítulo final de la campaña del “No”. En la campaña usaron a Superman (Cristopher Reevs), Yein Fonda y tantos otros. (Risas) Gael es muy como otro rostro de la campaña del “NO” (siguen la risas) y eso me fascina”, comenta riendo.

Sin embargo, ambos reconocen que ayudará enormemente en la promoción internacional y se dibuja en sus rostros una sonrisa feliz por el resultado. De hecho, no se cierran a la posibilidad de soñar con un Oscar, pero tampoco quieren ilusionarse. “Especular sobre eso es como ir al casino”, lanza Larraín.

Por mientras, siguen fascinados de mirar una y otra vez su propia película, tal como lo hicieron cuando se pre estreno en el salón de Honor de la Pucv, donde ellos discretamente la observaron desde galería, para después conversar con los asistentes. Saben que su cinta genera distintas reacciones y les gusta verlo. Los detalles siguen apareciendo cada vez que la ven en su versión final, una que en un principio duraba 5 horas, pero que finalmente terminó en poco más de 120 minutos. ¿Y seguirán con una cinta sobre la “transición”? Larraín la tiene clara: “Esa película no la hago ni cagando”.


Comentarios

StarterDaily Presenta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto