StarterDaily

Viernes 17 de agosto de 2018

En medio de disputa legal, ingeniero de Apple habla sobre el nacimiento del iPhone

En medio de disputa legal, ingeniero de Apple habla sobre el nacimiento del iPhone
En febrero de 2005, el entonces director ejecutivo de Apple, Steve Jobs, le dio un ultimátum al ingeniero senior en software Greg Christie.

El equipo de Christie había estado teniendo problemas durante muchos meses para presentar la visión de software para lo que sería el iPhone, así como la forma en que cada parte funcionaría en conjunto. Ahora, Jobs había dicho al equipo que tenían dos semanas o asignaría el proyecto a otro grupo.

“Steve ya estaba harto,” cuenta Christie, quien aún dirige al equipo de interfaz de usuario de Apple. “Él quería ideas y conceptos más grandes.”

El equipo de Greg Christie ideó muchas características para el iPhone, tales como el deslizar el dedo por la pantalla para desbloquear el teléfono, realizar llamadas desde la libreta de contactos, y un reproductor de música táctil. El iPhone desechó la idea del teclado que entonces era común en los teléfonos avanzados, por una pantalla que cubría toda la superficie del dispositivo, y utilizaba software que se parecía mucho a los programas de los computadores personales.

Christie nunca ha discutido públicamente el desarrollo inicial del iPhone. Pero Apple permitió que lo hiciera en la víspera de un nuevo juicio de infracción de patente contra Samsung Electronics para resaltar un elemento clave de su estrategia legal – lo innovador que era el iPhone en el 2007, cuando se estrenó.

Desde entonces, Apple ha vendido más de 470 millones de iPhones. El teléfono hoy es objeto de disputas de patentes en todo el mundo entre Apple y Samsung, los dos fabricantes más grandes y rentables de smartphones. Apple alega que Samsung copió sus diseños y características de software, mientras que Samsung argumenta que muchas innovaciones de iPhones y iPads no son exclusivas de Apple.

En un juicio anterior en el distrito norteamericano de San José, California, los jurados ordenaron que Samsung pagara a Apple USD$930 millones por infringir otras patentes de Apple. Samsung está apelando la decisión.

El próximo juicio empieza el lunes. Apple dice que Samsung infringió cinco más de sus patentes, incluyendo la función “desliza para desbloquear” para la cual Christie aparece como inventor. Samsung responde que Apple ha violado dos de sus patentes. Los daños podrían ser mayores que aquellos otorgados en el juicio anterior, ya que en este caso se abordan funciones de teléfonos más recientes que fueron vendidos en mayor volumen.

Desde Samsung declinaron a hacer comentarios.

Greg Christie se unió a Apple en 1996 para trabajar en el Newton, el asistente digital personal que tenía una pantalla táctil controlada por un stylus y que dejó existir al poco tiempo. El Newton era demasiado adelantado para la época – demasiado grande, demasiado caro, con software muy complicado. A pesar de ese fracaso, Christie quedó intrigado por el potencial de un dispositivo de computación poderoso que podría caber en un bolsillo.

A fines del 2004, Christie estaba trabajando en software para las computadoras Macintosh de Apple cuando Scott Forstall, un importante miembro del equipo de software de la compañía, entró a su oficina, cerró la puerta y le preguntó si le interesaba trabajar en un proyecto secreto denominado “purple.” El equipo desarrollaría un teléfono con un reproductor de música integrado, operado por una pantalla táctil.

En ese entonces, Jobs había revivido a Apple y había centrado a la empresa en torno a sus productos clave, incluido el iPod. Greg Joswiak, vicepresidente de marketing de producto para iPhone e iOS, monitoreó a otros fabricantes de teléfonos para detectar signos de un teléfono con reproductor de música integrado, que amenazaran al iPod.

El equipo de Christie estudió minuciosamente los detalles tales como la velocidad perfecta para desplazarse a través de listas en el teléfono y la sensación natural de rebotar de regreso al llegar al final de una lista. Dijo que su equipo “se golpeó la cabeza contra la pared” sobre cómo cambiar los mensajes de texto de una lista cronológica de mensajes individuales a una serie de conversaciones en curso separadas, algo similar a las conversaciones realizadas desde mensajeros instantáneos en un computador. También dijo que el equipo era “sorprendentemente pequeño.” Apple no especificó el número de miembros.

Durante varios meses, Christie realizó presentaciones quincenales a Jobs en una sala de reuniones sin ventanas en la sede de California de Apple. Sólo un grupo específico de empleados tenían acceso a la sala, y la gente del aseo no podía entrar.

El día después de que el equipo de Greg Christie finalmente impresionara a Jobs con su visión del software del iPhone, tuvo que repetir la presentación para Bill Campbell, director de Apple y confidente de Jobs. Christie recuerda que Campbell dijo que el teléfono podía ser mejor que el Mac original.

Unos días más tarde, Jobs llamó al equipo para una tercera demostración, esta vez para Jony Ive, jefe de diseño de Apple. El equipo de Ive diseñaría el vidrio para el dispositivo físico. “Tenía curiosidad respecto a cómo lograríamos ese ‘truco mágico’ de manipular software,” cuenta Christie. Y en cada demostración, Jobs se hacía cargo de mayor parte de la narración, haciendo de la historia algo propio.

La luz verde a principios del 2005 fue el comienzo de lo que Christie llama “una maratón de dos años y medio.” Debían repensar cada parte del teléfono, desde cómo revisar los correos de voz hasta cómo desplegar un calendario. Jobs se obsesionaba con cada detalle.

A fines del 2006, unos meses antes de que Jobs introdujera formalmente el iPhone, el CEO le preguntó a Christie qué álbumes demostrarían de mejor forma la función “cover flow” para desplazarse a través de imágenes. Jobs quería carátulas con colores brillantes y muchos rostros para mostrar la pantalla del teléfono. Pero la música debía ser “música de Steve.” Se decidieron por “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band.”

Durante los próximos seis meses, antes que el iPhone saliera a la venta en el 2007, el equipo de Christie agregó otros cambios. Ante la insistencia de Jobs, eliminaron la vista de pantalla dividida para el email con información del remitente en un lado y el mensaje al otro lado.

Casi siete años después del nacimiento del iPhone, Christie dice que recuerda un momento en particular. Pocos días antes del discurso (keynote) de Steve Jobs, Christie entró al auditorio desde una puerta lateral usando dos tarjetas de seguridad, luego abrió una gruesa cortina. Vio una imagen gigante de la pantalla de inicio del iPhone proyectada en la pantalla en una sala oscura. En ese momento se dio cuenta de lo grande que sería el iPhone.

“Estaba brillando en este espacio gigante,” recuerda Christie. “Mi corazón dio un vuelco y pensé ‘Esto realmente está sucediendo.’”

Comentarios

StarterDaily Presenta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto