StarterDaily

Jueves 13 de diciembre de 2018

Emprendimiento Social, un Asunto Urgente

Emprendimiento Social, un Asunto Urgente

Por
StarterDaily
Viernes 25 de julio de 2014

Debo confesar que hace un par de meses saqué de mis prácticas laborales el uso de MAYÚSCULAS y la palabra "urgente" en mis emails. La razón surgió cuando comencé a notar que en mi bandeja de entrada 1 de 3 correos estaban titulados de "URGENTES". Cuando tomé conciencia y leí los contenidos, iban desde: "Urgente cotizar", "Urgente responde tu whatsapp", "Urgente ayuda". Cuando desperté de la oleada de urgencias me di cuenta de que efectivamente vivimos en este estado, en donde el "yoísmo" se ha instaurado como una cultura y manera normal de vivir la vida.

Cuando hoy me llega un email "Urgente" sólo puedo imaginar a los niños del conflicto Palestino-Israelí, a las víctimas del incendio de Valparaíso, a personas que no tienen que comer, a los indigentes que están en las calles muriendo de frío, a quienes están desamparados y deprimidos. Eso de verdad me urge, me urgen las soluciones, la colaboración, la iniciativa por resolver problemas reales.

Por mi trabajo de docente y periodista me relaciono con muchas personas, y debo reconocer que me he sentido impactada con la cantidad de veces que he escuchado en el último tiempo las palabras: envidia, maricón sonriente, forrarse, cagarse al otro. Me preocupa, realmente me preocupa y entristece escuchar y vivenciar que los valores y aspiraciones están cada vez más trastocados.

En mi agria concientización con el entorno, me he dedicado a visitar a cercanos, he instalado esta misma conversación y como consuelo me han sobado la espalda y han dicho la conformista y cliché frase: "este es the chilean way". Debo reconocer que me he sentido como en esas películas en donde todos los protagonistas se van convirtiendo en zombies después de un virus que ataca a la ciudad. De alguna manera todos estamos envenenados.

Yo grito al cielo y digo tajantemente basta con respuestas ordinarias y prácticas básicas de comportamiento, "el chilean way" es una invención del conformismo. No existe una única manera de hacer las cosas, sino que múltiples, he ahí cuando cobra sentido la palabra innovación, entendiéndola como una manera de hacer las cosas diferentes.

En esta senda de reflexión, me he imaginado cómo sería nuestra rutina si estuviéramos solos en el mundo. De seguro paulatinamente ya nada tendría sentido, es por eso que es tan importante nuestra relación con “los otros”. Aprovecho de citar una reciente entrevista de Felipe Berríos que decía "Dejemos de pensar que lo social es ayudar al otro" lo social es mucho más esencial, es lo que nos define como seres "sociales" y desde ahí lo social debe entenderse como la relación que tenemos con otras personas.

Ahora cuando se habla de emprendimiento social, es como poner en la misma mesa a una monja y una prostituta a tomar té. Porque conceptualmente son antagónicos.

El emprendimiento es un concepto que ha ido cobrando muchos simbolismos, que desde la crítica al management es un concepto vacío, sin teoría, ni sustento. Desde el libre mercado es un concepto valorado que define una manera de entender el mundo y desde ahí el desempeño profesional y personal, para algunos es un estilo de vida que puede ser incluso aplicado a la formación de familia. Sea como sea el "emprendimiento" no pasa desapercibido.

¿Ahora cómo se puede entender el emprendimiento desde lo social? la respuesta que me ha hecho más sentido es que el emprendimiento social, es cuando surge una idea, solución o empresa, desde una real problemática que afecta a una persona o comunidad y no desde el utilitarismo de las personas para fines netamente empresariales. La motivación del emprendimiento social debiera ser entendido como la articulación de prácticas innovadoras y de gestión empresarial para la solución de "urgencias sociales".

Para encaminarse en la ruta del emprendimiento social, se debe comenzar con prácticas cotidianas, como estar consciente de la existencia del otro, ser capaz de "ponerse en sus zapatos", y desde ahí ejercitar la tan necesaria empatía, que no es lo mismo que simpatía, pues la empatía requiere de comunicación, escucha y comprensión.

Para comenzar a hablar de emprendimiento social, la invitación es a sacarnos las manos de los bolsillos, levantar la cabeza y mirarnos a los ojos. Si comenzamos por eso, todo lo demás está por venir.

Comentarios

StarterDaily Presenta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto