StarterDaily

Martes 19 de noviembre de 2019

Emprendimiento en Primera Persona

Emprendimiento en Primera Persona
Para mi hablar de Emprendimiento e Innovación hoy y siempre ha tenido mucho valor, por lo que en la esencia más pura significan: Comenzar algo nuevo y Crear.

En mi experiencia como docente y emprendedora me han consultado ¿Se puede aprender a emprender? Mi respuesta a esa pregunta es sí, pero una cátedra no es suficiente. Si bien hoy existen muchas herramientas disponibles y hay cada vez más personas interesadas en evangelizar estos conceptos, es fundamental que justamente el aprendizaje deje de ser conceptual e incluso más importante que eso es que la motivación sea el motor que movilice la razón de hacer realidad una idea. Por lo tanto se puede aprender a emprender, siempre y cuando se quiera.


Según diversos estudios las motivaciones de las mujeres para emprender son extremas y tienen directa relación, al menos en Chile, con el nivel educacional: Las mujeres que tienen acceso a educación superior emprenden porque identifican una oportunidad y las mujeres que sólo accedieron a educación básica emprenden por necesidad. Los modelos de negocios, escalabilidad y flujo de ingresos de los emprendimientos también se ven influenciados por la educación. Sin embargo, en los estudios realizados entorno al emprendimiento femenino - que aún siguen siendo escasos - hay otros factores que también influyen que son de carácter informal, pero están vinculados con la esfera más íntima de las mujeres: Rol en sus familias, apoyo de sus redes sociales y autopercepción de sus habilidades para emprender.


Desde un punto de vista muy personal y según mi experiencia, el emprendimiento y desarrollo de creatividad tiene que ver mucho con la vida que nos ha tocado vivir a cada persona. Hay entornos y situaciones que provocan emprender e innovar.


En mi caso recuerdo que cuando yo era una niña, aprendí a escribir mejor antes que hablar. Fui hija única por 11 años, tuve mucho tiempo conmigo misma, entonces en esos momentos de soledad desarrollé una creatividad extrema. Tuve una amiga imaginaria, escribí mi primer set de cuentos cuando tenía cinco años, creé un laboratorio para hacer perfumes en un baño en desuso de mi casa, hice un robot que participó en un concurso de robótica con varios juguetes viejos, diseñaba y vendía ropa de Barbie en el colegio, incluso tuve un jardín infantil en donde todos los vecinos, que eran más chicos que yo eran mis alumnos, participé en múltiples concursos literarios y a los 13 años ya había escrito mi primer libro, aún sin publicar.


Esas ganas de hacer cosas, de explorar, de equivocarse y volver a intentarlo tuvieron mucho que ver con la historia de mi vida. Mis padres trabajaban y pasaba bastante tiempo al cuidado de mis abuelos, en esos entornos tuve la fortuna de que siempre me dieron el espacio para desarrollar mi creatividad, me la respetaban y eran partes de mis locuras infantiles, ahora que miró en retrospectiva todo esto fue el punto de partida de lo que soy hoy en estos términos.


Mi primer emprendimiento formal comenzó después de un viaje que hice a Nueva Zelandia, cuando regresé a Chile había decidido que quería una vida móvil, trabajar-viajando y fundé una Consultora Comunicación e Investigación: Koru.


El amor, la pasión y dedicación que un emprendedor- independiente del género- le entrega al desarrollo de las ideas es realmente inimaginable. Actualmente he expandido mi relación con el Emprendimiento e Innovación, por medio de la docencia y las Relaciones Públicas, y desde todos los ángulos aparecen los mismos ingredientes para que un emprendimiento funcione: Corazón, Creer y Jugársela sin miedo. Es como un salto en Benji, la adrenalina es a 1000% porque no sabes como llegarás al final, pero la experiencia de haberlo vivido es tan personal que para contarlo con emoción hay que haberlo vivido.


Por último, mi invitación es a creer que si se pueden hacer realidad los sueños, que si se puede construir la “pega ideal”, pero para eso hay que trabajar muy duro, incluso mucho más que siendo empleado, los límites y las fronteras se han acortado, las oportunidades han aumentado y el mundo necesita a más personas felices, por lo tanto si la felicidad está en construir nuestros sueños en realidad, y si de ese sueño podemos vivir y dar trabajo a más personas, adelante.


Comentarios

StarterDaily Presenta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto