StarterDaily

Viernes 22 de junio de 2018

"El futuro de la educación está en abrir las aulas al mundo, por medio de la tecnología e innovación"

\
Muchos se han comenzado a preguntar por qué las universidades de Chile están tan esmeradas en incorporar en sus mallas curriculares emprendimiento e innovación.

La primera observación a este cuestionamiento es que muchas de las casas de estudios del país llevan en promedio 10 años impartiendo estas asignaturas –lo que responde a que no se trata de una moda– pero si efectivamente hoy existe una efervescencia en torno a estos conceptos que lo han colocado en un lugar más visible y deseable.

La pregunta que asalta de inmediato es ¿por qué? porque el dinamismo del mercado laboral está cada vez más competitivo y necesita a nuevos profesionales, capaces de adaptarse de la adversidad, con iniciativa y perseverancia de generar nuevas maneras de empleabilidad. Hoy no basta con una carrera profesional –ya lo sabemos– sino que se le suman habilidades como el idioma, experiencias en el extranjero, sensibilidad social y conciencia por el entorno, sólo por nombrar algunas.

El mercado laboral hoy quiere a profesionales motivados, solucionadores de problemas, comprometidos, capaces de liderar equipos, con empatía. El conocimiento no es suficiente para un buen desempeño laboral, por lo que se hace pertinente el desarrollo de las conocidas “habilidades blandas”, que comienzan a resonar más, sobre todo en las tradicionales escuelas de ciencias duras.

Recientemente el Consejo Nacional de la Innovación para la Competitividad hizo público en el libro Surfeando hacia el futuro, donde dedican un capítulo a la educación, denominado: Un horizonte de disrupciones fundamentales en educación enunciando algunos de los inminentes cambios que vivirá la educación en los próximos años, de esta mención destaco los siguientes:

  • El acceso al conocimiento será cada vez más autodidacta.

  • Estarán disponibles nuevas prácticas y tecnologías de enseñanza para mejorar radicalmente el aprendizaje y al mismo tiempo reducir los costos de la formación.

  • Serán las competencias y la trayectoria los verdaderos factores clave en el mercado laboral.


Si nos referimos punto por punto, es posible vincular los dos primeros, ya que debido al avance exponencial de las tecnologías de la información y las nuevas ofertas digitales esta tendencia se podría instalar como una realidad mucho más pronto de lo que se espera, considerando el interés de capitalistas de riesgo en invertir en tecnologías para la educación y la apertura de los centros de estudios a experimentar con nuevas plataformas.

Se espera que los estudiantes tengan más acceso y puedan instruirse de manera cada vez más independiente, por lo que la figura tradicional del profesor también debiera de tomar una forma distinta, más bien asociada al rol del mentor/facilitador, como profesional capacitado en áreas específicas que acompañan en el proceso de formación profesional y personal, mostrando las posibilidades de los estudiantes al mundo y ayudándole a hacer conexiones.

Es probable que las universidades se transformen en guías para el desarrollo de ideas a proyectos, algo así como “Start Up University” en donde los jóvenes ingresen con ideas en servilleta y egresen con proyectos concretos, y que por medio de sus carreras puedan escoger asignaturas electivas y funcionales, haciendo de este modo “carreras a la medida”. A su vez también es esperable que la formación universitaria sea cada vez más corta, y enfocada en la experiencia real, más que en la teoría.

Ahora sin ir muy lejos las universidades ya están implementando acciones concentras para aprovechar los recursos internos, como investigación y conocimiento. Una de ellas son las “Spin Off académicos”, que son empresas surgidas al alero de centros de investigación universitarios que resuelven importantes requerimientos del sector productivo, la Ley de I+D cumple acá un importante rol, así también la facilidad para crear empresas en el país. Estas Spin Off comienzan como Start Up y luego de 5 a 7 años en promedio un 30% de ellas se consolidan como empresas.

El resultado de las iniciativas de emprendimiento e innovación desde la educación, influirá directamente en las próximas generaciones de jóvenes y futuros profesionales. El impacto en ellos, debiera ir en concordancia con los cambios culturales, permitiendo mayor conectividad, interacción y apertura a diversas realidades.

Ante una proyección de una mayor incorporación de tecnología e innovación al aula se podría anticipar que las clases incorporarán cada vez más material audiovisual y serán menos presenciales, pero más conectadas. Lo que abrirá la oportunidad de no perder vigencia en los mercados en donde habitan, pero a su vez también podrán ganar la experiencia de donde quisieran estar. La creciente internacionalización de la demanda de educación arroja cifras concretas de lo que los futuros profesionales andan buscando (calidad, diversidad, globalidad, especialidad) y evidentemente la tendencia es mirar fuera de Chile.

Ahora en cuanto a las oportunidades de desarrollo en innovación en educación en el país son muchas, pero algo que se puede hacer desde todas las entidades relacionadas con la formación es promover desde ya una mentalidad diferente y dispuesta al cambio. Teniendo en cuenta que no se espera que todos se conviertan en empresarios, sino que desarrollen habilidades que los ayuden a su formación personal y profesional, para que sean personas más integrales y felices en sus opciones laborales.

El contar con las habilidades empresariales, por cierto será un herramienta más, que podría ayudar a generar futuros empleos -que por cierto serán bienvenidos en un país en vías de desarrollo- pero teniendo en cuenta que no es el fin.

Comentarios

StarterDaily Presenta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto