StarterDaily

Miércoles 12 de diciembre de 2018

El concepto de Marketing requiere urgente una campaña de marketing

El concepto de Marketing requiere urgente una campaa de marketing

Por
StarterDaily
Jueves 27 de marzo de 2014

Por Giancarlo Barbagelata | @giancarloMkt
Marketing Manager en Agencia Ponder

El otro día un buen amigo me señaló que el marketing era perverso. Que el éxito del marketing es directamente proporcional con el engaño a los consumidores. Que el marketing endeudaba a las personas y las hacía comprar y desear cosas que no necesitaban a precios exagerados.

Evidentemente le respondí que no era así, y le di mis argumentos. Pero al pensar en lo ocurrido, me percaté de algo que no había puesto mucha atención; El pésimo posicionamiento que tiene el marketing en las personas comunes y corrientes.

¿Han escuchado alguna persona señalando la siguiente afirmación? "Esta persona es puro marketing", "Ese producto solo es una estrategia de marketing".

Frase muy recurrentes que tienen una fuerte carga despectiva. Como si el marketing fuese el elemento vacío que rodea al producto real, volviendo atractivo a lo horrible y deseado a lo que nadie querría utilizar. Al parecer nosotros, los que nos dedicamos a ésta disciplina, hemos dedicado mucho tiempo a potenciar todas las marcas que hoy conviven en nuestro entorno y le hemos dedicado muy poco tiempo a fortalecer la disciplina como tal, que para las personas comunes y corrientes parece estar bastante vilipendiada.

El marketing no es el arte de transformar algo malo en bueno. Muy por el contrario, el marketing responde a la necesidad de sobrevivir en los mercados cada vez más competitivos. El marketing es un concepto mucho más amplio de lo que muchos creen, y está lejos de ser una herramienta o disciplina únicamente necesaria para vender productos o servicios.

Cuando hablamos de un producto que tiene un "marketing bien hecho" o al menos bien logrado, estamos hablando que tiene un enfoque establecido. Además debe tener una segmentación de público acertada y validada en la realidad. Junto a esto debe tener canales de distribución y accesos óptimos para el público señalado. Si todo lo anterior no fuera suficiente, debe tener un valor de mercado apto, con una comunicación efectiva y directa, adaptada para el tipo de perfil que se ha seleccionado. Todo esto, dando por descontado que en su esencia el elemento viene a satisfacer una necesidad insatisfecha que el mercado no contemplaba y que tenía a un grupo de personas suficientemente grandes como para hacer rentable el proceso de existencia de la marca. En definitiva un producto con una buena estrategia de marketing viene a satisfacer un segmento de mercado insatisfecho y por ende mejorar la calidad de vida en su beneficio puntual.

Si cualquiera pudiera crear un modelo de negocios que se adapte bien al mercado potencial y actual, entregando más valor que sus competidores, fuera tan sencillo y simple, evidentemente que los gestores de marketing no ganarían las grandes cantidades de dinero que ganan actualmente.

Realizar un plan de marketing de forma correcta, más allá del conocimiento del producto que requiere, necesita de un talento especial, de una sensibilidad única de experiencia y unas gotas de genialidad que muy pocos saben y que cuesta mucho conseguir. Por lo que la próxima vez que usted vea a alguien alabando algún producto o servicio atribuyéndole el concepto de ser "puro marketing", dígale, "enhorabuena" si obtiene éxito siendo solo marketing, imagínate lo que lograría si el producto o servicio que venden fuera paralelamente igual de bueno de lo que dice ser.

Quizás ser solo marketing, justamente sea entregar lo que muchos quieren, a buen precio, por el canal correcto y con una comunicación eficaz.

Tampoco podemos ser ciegos y dejar de reconocer que existen falsas estrategias que ensucian una disciplina que a veces raya con la ética. Pero no por hechos puntuales de algunos inescrupulosos podemos llegar a ensuciar una herramienta que tiene como objetivo conseguir objetivos comerciales que elevan la calidad de vida de las personas.

Diferenciarse o morir, el escenario del marketing


El marketing se hace más fuerte en mercados competitivos. Si hubiese solo un controlador de un servicio con características monopólicas donde probablemente nadie pueda entrar a competir, lo que tendríamos, serían productos commodities. Es decir, casi la materia prima. Con casi nada de avances o comodidades. Donde los precios serían fijados por el "dueño del fundo" y si la atención al cliente ahora es insatisfactoria, mejor ni imaginar como sería el grado de atención bajo ese escenario.

Gracias al marketing existe la superación y el intento por conquistar a los clientes y consumidores. Esta es la herramienta que les permite a las marcas conquistar a sus usuarios. Además les permite sacar diferencias a unos sobre otros, y esto ha convertido a los productos que actualmente consumimos en verdaderas cajas de sorpresas. Sin el marketing probablemente todavía tendríamos teléfonos que solo llamen, o ropas que solo cubran del frío y del pudor. No tendríamos espectáculos con experiencias inolvidables. No tendríamos facilidades y seguridad en el proceso de compra. En definitiva el marketing es el motor de la competencia, el motor de la supervivencia de marcas y productos que nos ha llevado a mejorar día a día la calidad de nuestras experiencias y por ende la calidad de vida de los usuarios del planeta.

Comentarios

StarterDaily Presenta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto