StarterDaily

Sábado 15 de diciembre de 2018

Economía colaborativa y publicidad nativa: Reformulando los servicios 

Economa colaborativa y publicidad nativa: Reformulando los servicios

Por
StarterDaily
Martes 25 de septiembre de 2018

De acuerdo a la Ley del Consumidor, la publicidad debe ser fácilmente identificable, distinguiéndose de informaciones noticiosas o acciones propias de las redes sociales. Y siguiendo esta lógica, hoy en día muchas de la publicidad on line no se ajustaría a esta ley. Tal como se establece en el reciente estudio del SERNAC, “Estudio de Publicidad on line. El caso de la publicidad nativa”,  en Facebook el 29,7% de los avisos no se identifican claramente con publicidad. Lo mismo en Instagram, donde “el 19,7% de los anuncios no es identificado, pero es posible entender que se trata de publicidad; mientras que el 22,7% de los anuncios no se identifican como publicidad”. Y por último en Twitter, “el 29,6% de los casos, el anuncio no es identificado, pero es posible entender que es una publicidad; mientras que el 11% de las piezas publicitarias no es identificada como publicidad”. 

Para el SERNAC, estos hallazgos son relevantes puesto que “los consumidores tienen derecho a información veraz y oportuna, por lo tanto, la publicidad debe ser fácilmente identificable, distinguiéndose de informaciones noticiosas o acciones propias de las redes sociales”. 

Para José Luis Santorcuato, docente de la carrera de Publicidad de la Universidad del Pacífico,  la publicidad nativa obedece a la lógica de la economía colaborativa.“Hace un tiempo atrás llamaba la atención el alboroto de los taxistas en contra de Uber. “¿Por qué?  Porque la gente prefiere Uber, por precio y servicio, pero, además, los choferes Uber tendrían menos exigencias que los taxis convencionales para operar, de ahí el enojo con la aplicación. Por otro lado, y siguiendo con la tesis, grandes de la Industria, como Google, estuvieron hace algunos años, en Chile, en el dilema por sus servicios de publicidad digital Adwords y la necesidad de elevar su impuesto a 35% para con el SII. Los usuarios del servicio vieron con preocupación las notificaciones del SII por no pago de impuestos asociados a Adwords, desconocían la normativa vigente”. 

El experto en comunicaciones, quien es además asesor y desarrollador de nuevas tecnologías, indica ahora es el turno del SERNAC. “El cual expone que la publicidad nativa no siempre va rotulada como publicidad o como el típico ´Promocionado´ y que no se ajustaría a la ley del consumidor.  Sin embargo, así como Uber, Airbnb o Cornershop, que son aplicaciones instaladas en el contexto de economía colaborativa donde se disponen tiempos y bienes personales para satisfacer las necesidades de otras personas, la publicidad nativa va en la misma línea, con la diferencia que los micro canales no permiten una fiscalización, ni tampoco, el pago está claro o tarifado, o donde algunos influenciadores cobran, pero la mayoría lo hace por canje. Otra cosa es el pago por publicidad en Twitter, FB, Instagram o Linkedin, ahí se informa que el contenido es promocionado”. 

El profesor de Publicidad, indica que en muchos casos los usuarios de esta publicidad son influenciadores o micro emprendimientos, de nicho. “Los influenciadores promocionan productos o servicios que tal o cual marca les piden promocionar a la manera de placement o descaradamente con algún gracias @marca_x. Los micros emprendimientos están capitalizando los nuevos canales y esta “nueva” publicidad. Que de nueva, poco. Lo cual es posible verlo en Youtube, Pinterest e Instagram, con promoción y venta informal o promocionada de marcas que no pueden invertir en medios masivos, o porque simplemente su g.o no está en esos medios, apelan a una comunicación directa, rápida y personalizada”, reflexiona.

Según conclusiones del mismo estudio del SERNAC, el organismo seguirá monitoreando este tipo de publicidad y, en caso de detectar los mismos hallazgos, tomará las acciones que estime pertinente para que las empresas se ajusten con la Ley del Consumidor.

En este punto, el docente de la Universidad del Pacífico, indica que es posible que las normativas deban reformularse a partir de este fenómeno. “No con el fin de sancionar estas iniciativas que promueven el emprendimiento, pero sí, para asegurar la calidad de servicio mínimo al consumidor. Mientras tanto, las propias marcas y usuarios seguirán rentabilizando estos vacíos y porque estas marcas han entendido que la confianza y la calidad del producto o servicio es lo único que tienen para competir, y lo están haciendo bien. ¡La economía colaborativa llegó para quedarse!”, concluye.


Comentarios

StarterDaily Presenta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto