StarterDaily

Viernes 14 de diciembre de 2018

Créditos Facebook: La Publicidad da su Brazo a Torcer

[caption id="attachment_29413" align="alignleft" width="315" caption="Martín Osorio, Gerente General de UM Chile"][/caption]

Recientemente, Facebook anunció que recompensará con 10 centavos de dólar a los usuarios que vean cierto tipo de avisos. Los principales proveedores de juegos de la red (CrowdStar, Digital Chocolate y Zynga) y las compañías publicitarias, están trabajando con Facebook para lanzar las primeras versiones y anuncios, con el objetivo de obtener información sobre la rentabilidad y efectividad de éste método. Según declaraciones, la red social espera que este sistema ayude a eliminar las promociones invasivas y a crear un ambiente publicitario amigable para el usuario.


Ciertamente, el nuevo modelo puede ser un excelente negocio para las plataformas que se dedican a desarrollar juegos en línea. Pero visto desde el punto de vista publicitario, definitivamente no deja muy bien parada a la industria del avisaje.


El método de los Créditos Facebook hace parecer que la publicidad es una tortura y que sólo recibiendo un pago de por medio, es llevadera. Se aleja entonces completamente de su esencia, que si bien tiene como objeto vender aquel producto que representa, su virtud es hacerla tan placentera y creativa que dé gusto verla. Lamentablemente, esto deja en evidencia la falta de creatividad. Como si la publicidad estuviera dando su brazo a torcer, entregándose completamente a la flojera de no querer crear y en vez de eso, rogar por ser vista a  través de un pago. Un pago, que por lo demás, no garantiza efectividad, ni menos engagement con el usuario. Muy pocos son los casos en que la historia transcurre a lo Pretty Woman, donde el “usuario” se enamora de quien ofrece el “servicio”... y viven felices para siempre. Las marcas deben saber ganarse el amor de sus consumidores sin nada de por medio, más allá de la fidelidad. De lo contrario... suena feo y se ve mal.


Cada vez más se está confirmando que en Internet, uno paga por aquello que es bueno, por lo que no abunda, por lo exclusivo -series, películas, contenidos especiales, noticias, libros-, como lo vienen haciendo Itunes, Amazon y The Wall Street Journal, entre tantos más. De hecho, uno lo busca, lo pide y lo paga. Y lo más probable es que lo haya buscado y apreciado, no sólo por “obra y gracia”, sino que porque hubo una publicidad de por medio, que dio a conocer ese producto y conquistó al consumidor. El modelo de Créditos Facebook es como el mundo al revés: pagar al consumidor por conocer un producto a través de una publicidad que es tan poco creativa que necesita ser vista a cambio de dólares. Que si bien son dólares, no sirven sino sólo para seguir cautivo dentro del mismo ecosistema, donde de aquello que abunda, hay mucho: mala publicidad y dólares encerrados.


Por otra parte, de funcionar este modelo dentro de la red social, el valor de las marcas será tan falso como la creatividad que las mueve. La marca más valiosa y apreciada ya no será esa que hizo el mejor aporte al consumidor, que se acompaña de un logo precioso, que se distingue por su labor corporativa o por ser revolucionaria; sino sólo por ser aquella capaz de dar la mayor cantidad de créditos para ser vista.


Ciertamente hay publicidad y publicidad. Está ésa que es tan buena por sí sola, que se ve y se goza más allá del producto. Incluso se viraliza. Y está ésa otra que, no siendo tan buena, sabe acompañarse de contenidos valiosos, que sólo son vistos si pasan por ella. El desafío para la industria creativa, es seguir generando campañas atractivas y de impacto, con el fin de que sean los consumidores quienes nos sigan.


Martín Osorio

Gerente General

UM Chile


[caption id="attachment_29413" align="alignleft" width="315"] Martín Osorio, Gerente General de UM Chile[/caption]

Recientemente, Facebook anunció que recompensará con 10 centavos de dólar a los usuarios que vean cierto tipo de avisos. Los principales proveedores de juegos de la red (CrowdStar, Digital Chocolate y Zynga) y las compañías publicitarias, están trabajando con Facebook para lanzar las primeras versiones y anuncios, con el objetivo de obtener información sobre la rentabilidad y efectividad de éste método. Según declaraciones, la red social espera que este sistema ayude a eliminar las promociones invasivas y a crear un ambiente publicitario amigable para el usuario.

Ciertamente, el nuevo modelo puede ser un excelente negocio para las plataformas que se dedican a desarrollar juegos en línea. Pero visto desde el punto de vista publicitario, definitivamente no deja muy bien parada a la industria del avisaje.

El método de los Créditos Facebook hace parecer que la publicidad es una tortura y que sólo recibiendo un pago de por medio, es llevadera. Se aleja entonces completamente de su esencia, que si bien tiene como objeto vender aquel producto que representa, su virtud es hacerla tan placentera y creativa que dé gusto verla. Lamentablemente, esto deja en evidencia la falta de creatividad. Como si la publicidad estuviera dando su brazo a torcer, entregándose completamente a la flojera de no querer crear y en vez de eso, rogar por ser vista a  través de un pago. Un pago, que por lo demás, no garantiza efectividad, ni menos engagement con el usuario. Muy pocos son los casos en que la historia transcurre a lo Pretty Woman, donde el “usuario” se enamora de quien ofrece el “servicio”... y viven felices para siempre. Las marcas deben saber ganarse el amor de sus consumidores sin nada de por medio, más allá de la fidelidad. De lo contrario... suena feo y se ve mal.

Cada vez más se está confirmando que en Internet, uno paga por aquello que es bueno, por lo que no abunda, por lo exclusivo -series, películas, contenidos especiales, noticias, libros-, como lo vienen haciendo Itunes, Amazon y The Wall Street Journal, entre tantos más. De hecho, uno lo busca, lo pide y lo paga. Y lo más probable es que lo haya buscado y apreciado, no sólo por “obra y gracia”, sino que porque hubo una publicidad de por medio, que dio a conocer ese producto y conquistó al consumidor. El modelo de Créditos Facebook es como el mundo al revés: pagar al consumidor por conocer un producto a través de una publicidad que es tan poco creativa que necesita ser vista a cambio de dólares. Que si bien son dólares, no sirven sino sólo para seguir cautivo dentro del mismo ecosistema, donde de aquello que abunda, hay mucho: mala publicidad y dólares encerrados.

Por otra parte, de funcionar este modelo dentro de la red social, el valor de las marcas será tan falso como la creatividad que las mueve. La marca más valiosa y apreciada ya no será esa que hizo el mejor aporte al consumidor, que se acompaña de un logo precioso, que se distingue por su labor corporativa o por ser revolucionaria; sino sólo por ser aquella capaz de dar la mayor cantidad de créditos para ser vista.

Ciertamente hay publicidad y publicidad. Está ésa que es tan buena por sí sola, que se ve y se goza más allá del producto. Incluso se viraliza. Y está ésa otra que, no siendo tan buena, sabe acompañarse de contenidos valiosos, que sólo son vistos si pasan por ella. El desafío para la industria creativa, es seguir generando campañas atractivas y de impacto, con el fin de que sean los consumidores quienes nos sigan.

Martín Osorio
Gerente General
UM Chile

Comentarios

StarterDaily Presenta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto