StarterDaily

Jueves 21 de junio de 2018

Creatividad & FLOW: La efervescencia de trabajar en lo que nos gusta

Creatividad & FLOW: La efervescencia de trabajar en lo que nos gusta
Por Cristhián Letelier, Director de cuentas DAf y Aileen Bustos Valencia, Psicóloga laboral proyecto We Love Talent.

Desempeñarse en la industria creativa tiene sus bemoles y no podemos obviar aquellas extenuantes jornadas de reuniones, irreconciliables divergencias de criterio o decenas de propuestas fallidas entre otras múltiples incidencias.

Pero, al margen de estas vicisitudes, muy pocas disciplinas pueden jactarse de tal nivel de satisfacción y efervescencia, que se genera desde el ejercicio de la creatividad misma, hasta aquel sublime momento de ver plasmada una idea, a veces difundida bajo el auspicio de un fabuloso plan de medios.

¿Han sentido esa sensación? –te explicaremos de que se trata y como aplica en publicidad.

Desmenuzando el FLOW

El FLOW es básicamente un estado de felicidad y satisfacción, que se genera cuando la atención, la motivación y una situación –como el desafío de un proyecto creativo– se encuentran.

Según Mihály Csíkszentmihályi, reconocido investigador jefe del departamento de Psicología en la Universidad de Chicago y destacado autor de teorías sobre la felicidad y la creatividad, el FLOW se describe como "el hecho de sentirse completamente comprometido con la actividad por sí misma. El ego desaparece. El tiempo vuela. Toda acción, movimiento o pensamiento surgen inevitablemente de la acción y del pensamiento, es como si estuviéramos tocando jazz. Todo tu ser está allí, y estás aplicando tus facultades al máximo."

Así, en sencillas palabras y trasladando lo anteriormente descrito a la labor publicitaria, FLOW es una condición de satisfacción y plenitud, que se manifestaría principalmente bajo circunstancias donde el talento se pone en contacto con el desafío, y donde éste último representa un reto a las capacidades (artísticas, comunicacionales o estratégicas), provocando una disposición positiva hacia la búsqueda y consolidación de una idea o solución, que al ser concebida, desarrollada y aplicada, provoca un efecto fisicoquímico positivo (efecto de felicidad).

 

FLOW orgánico e implementado

Dado lo extraordinario de este estado, podríamos pensar que se trata de una utopía, esquiva en el día a día de una agencia. No obstante existe de forma natural, pero también podemos gatillarlo en los grupos de trabajo mediante diferentes métodos, algunos reactivos y otros más de largo plazo.

Estas metodologías son diseñadas en base a la cultura organizacional y la realidad de cada grupo de talentos, pudiendo considerar desde sencillas reformulaciones de flujos de trabajo y asignación de tareas según competencias y preferencias, hasta completas reformulaciones de la cultura organizacional de una agencia.

Promoviendo el FLOW en la industria creativa

El factor cultural de la organización es clave para abrirse a los cambios necesarios que conduzcan a enfocarse en el logro del flow. Por estilo –implantado casi siempre por los líderes o altos mandos desde su fundación– algunas agencias son más proclives a la obtención del efecto de manera orgánica.

Sin embargo, aquellas que carecen de las condiciones necesarias para el desarrollo de este estado, podrán alcanzar un avance positivo en sus talentos, siempre y cuando exista la necesaria apertura al cambio y la oportuna detección de la necesidad de un re-enfoque.

Los síntomas de una agencia carente de flow suelen ser casi siempre los mismos:

  • Problemas para consolidar un equipo cohesionado.

  • Baja tolerancia a la frustración y conflictos.

  • Baja tasa de goals.

  • “Síndrome del quemado” (perdida de pasión por lo que uno hace y stress laboral).

  • Fuga de talentos y alta rotación.

  • Dificultad para lograr los objetivos (si se trata de objetivos por área, los ajustes pueden tratarse a nivel de liderazgo, si se trata de objetivos generales y de largo plazo, los ajustes deben aplicar a la cultura organizacional requiriendo una completa intervención).


Pequeñas grandes cosas que nos llevan al FLOW

Aquí, un “short list” que a más de alguno le hará mucho sentido:

  • Aquel isotipo que nos tomó semanas de creación y hoy está impreso en un producto de distribución mundial.

  • Aquella porfiada idea creativa que logró ser concebida en un viernes de bar y que hoy veo rodando en tanda prime.

  • Ese complejo research que me tomó 2 semanas y que dio con el insight puntual para una exitosa campaña.

  • Ese mail con un inesperado OK por la negociación que tomó 6 meses de trabajo.

  • Esa aprobación de campaña “a la primera”, con tu cliente más complejo.

  • Aquel pulcro y bien logrado bocetos que al verlo tu cliente preguntó: ¿esto es la pieza final?

  • Esa licitación de la marca soñada que se la ganaste a la agencia del año.

  • Ese primer viaje a recibir un Cannes Lions.

  • Aquel mail de tu DC a las 11 pm que reza: "buen trabajo!".


Comentarios

StarterDaily Presenta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto