StarterDaily

Viernes 14 de diciembre de 2018

Creando historias para nuestra carencia emocional

Creando historias para nuestra carencia emocional

Por
StarterDaily
Miércoles 29 de mayo de 2013

brandstory-banner-620-x-80

La retórica, entendida como teoría del discurso persuasivo, se ha convertido en pieza central de las sociedades democráticas. Por eso es importante saber contar historias para convencer a quien haga falta y suplir una carencia principalmente emocional. Parece natural el hecho de que todos necesitamos una historia; nuestra propia historia. Como adultos que somos, forjamos nuestro propio sentido o nos apropiamos de historias ajenas más allá de su sentido. Sobre esta vulnerabilidad se apoya la estrategia del storytelling. (Señala Miguel Roig, Director Creativo Ejecutivo de Saatchi & Saatchi) Christian Salmon, escritor y miembro investigador del Centro de Estudios sobre el Lenguaje y fundador y animador entre 1993 y 2003 del Parlamento de Escritores en Francia, lo deja claro en su libro "Storytelling" al citar un pasaje en la vida de Franz Kafka que ilustra y ayuda a entender la necesidad que tenemos de narramos a nosotros mismos, más allá de la autoría de la historia y de su vínculo con lo real.

“Kafka llega a Berlín en el otoño de 1923, pocos meses antes de su muerte. A pesar de la enfermedad y el clima político reinante en Berlín, está feliz, ya que se encuentra con su compañera Dora Diamant, una joven polaca que se ha fugado con él. A diario dan paseos por el parque y una tarde la pareja se topa con una pequeña niña que está llorando. Kafka le pregunta qué le ocurre y la niña contesta que ha perdido su muñeca. Kafka, conmovido, se sienta junto a la niña y le cuenta que su muñeca se ha ido de viaje. La niña se niega a creer la historia, pero Kafka le dice que la muñeca le ha escrito una carta donde le cuenta lo que ha sucedido y que, al día siguiente, cuando vuelva al parque, traerá consigo la carta. La niña queda expectante y Dora Diamant cuenta que al llegar el escritor a casa se puso inmediatamente a escribir la carta con la misma obsesión, gravedad y tensión que cuando componía su propia obra. Kafka va al parque y lee la carta a la niña. La muñeca aduce que necesitaba un cambio de aires, que ya era hora de conocer un poco el mundo, encontrar nuevos amigos, que por eso deben separarse una temporada; no es que haya dejado de querer a la niña, al contrario, y para demostrarlo le escribirá todos los días una carta para ir contándole lo que le va sucediendo en su viaje”. (Extracto libro storytelling de Christian Salmon)

Día tras día, durante tres semanas, Kafka irá construyendo una historia que le va leyendo a la niña. La muñeca crece, conoce gente, vive aventuras diversas que entretienen a la pequeña y, si bien en cada carta da pruebas de afecto, poco a poco su vida se va complicando de tal manera que el regreso se hace cada vez más difícil. Kafka va preparando a la niña para el cierre de la historia. Finalmente, Kafka le encuentra un novio a la muñeca y la casa. Le habla a la niña de los preparativos de la boda, la fiesta, la casa donde vivirá la pareja, la intención de tener muchos hijos y, lo más importante para integrar a la niña en la historia, la seguridad de la muñeca de que la pequeña en muy pocos años seguirá el mismo camino vital.

Esta es una historia narrada en su novela Brooklyn Frollies, en la cual llega a la conclusión de que la niña supera el trauma al apropiarse de la historia y recalca la necesidad de poseer una historia personal. La niña tiene la historia, y cuando una persona es lo bastante afortunada para vivir dentro de una historia, para habitar un mundo imaginario, las penas de este mundo desaparecen. Mientras la historia sigue su curso, la realidad deja de existir.

Por eso es importante saber y tener en cuenta que la narración es un arma poderosa como una manera de simular, convencer y movilizar a la opinión pública. Y no sólo a ellos, sino que a nosotros mismos. Lo toca Salmon en otro de sus libros "Kate Moss Machine", del cual les hablaré en otra columna, sobre ser seres humanos resilientes, capaces de sobreponernos a los problemas más inesperados para volver a reinventarnos. Cuando tenemos una carencia emocional, tratamos de crearnos historias para hacer desaparecer ese vacío. Creo que personalmente estoy tapando ese vacío emocional personal escribiendo para otros, quizás creando historias para que otros las hagan suyas. Más que nunca necesitamos volver a crear nuestras propias historias y no sólo apropiarnos de historias ajenas. Todos somos capaces de crear nuestra propia Matrix, y así aportar a la de los demás.

Comentarios

StarterDaily Presenta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto