StarterDaily

Domingo 9 de diciembre de 2018

Cómo moldear la cultura de tu empresa antes de que sea tarde

Cmo moldear la cultura de tu empresa antes de que sea tarde
Si tienes la suerte de ser una start-up exitosa o una empresa ya establecida, constantemente te llegan nuevos empleados y lo más seguro es que ellos no sepan nada de la cultura de tu compañía.

Los dueños de grandes empresas ven la construcción de su cultura como la clave para el éxito a largo plazo, pero no nos referimos a implementar días temáticos o salas de descanso. La cultura de una empresa está compuesta en torno a variadas prácticas del negocio, o lo que algunos expertos llaman “normas de conducta." Son actividades formales e informales y métodos aceptados de cómo la gente opera – con esto nos referimos desde cómo los líderes se comportan hasta cómo se realizan las reuniones, reglas de vestimenta, etc.

El tema con la cultura empresarial es que independiente de la organización, definirá si tus trabajadores se enfocan en el trabajo o no. Es fundamental que los líderes de la empresa decidan si quieren construir de manera consciente la cultura empresarial que necesitan para el éxito – o si simplemente prefieren dejar que las cosas sucedan y ver si tienen éxito.

El problema de las empresas de rápido crecimiento con muchas contrataciones es el siguiente: Sin la debida atención y cultivación, la cultura de la empresa probablemente será una mezcla entre las distintas – y a menudo en conflicto – mentalidades que traen los nuevos empleados de sus antiguos trabajos. Peor aún, si no te preocupas de enseñar y mantener esa cultura, lo que consideras está siendo bien hecho será fácilmente deshecho debido a que los empleados nuevos tienden a hacer las cosas a su manera.

Y no es que lo hagan a propósito o con malas intenciones. Simplemente son personas nuevas y jamás se les dijo cómo opera la empresa o cómo deben trabajar ellos. Pero seamos claros, el tema de la cultura no se aplica sólo a las start-ups sino también a grandes compañías y esto tendrá una influencia negativa en la productividad.

Los líderes deben ocuparse de muchas prioridades al construir una cultura empresarial – entre las principales están el tener una misión, visión y valores claros.

Tres prácticas culturales cotidianas que los líderes pueden moldear para maximizar la efectividad de sus trabajadores son:

1. Diseño de reuniones: Un elemento crucial si quieres que se haga bien el trabajo. Las reuniones son un microcosmos de la cultura de la organización, y estás en problemas si no son planificadas apropiadamente. Muchas cosas pueden salir mal en las reuniones, que necesitan resultados deseados específicos, claros y medibles.

Algunas personas son más dominantes en las reuniones, y eso significa que los introvertidos no pueden hablar mucho. Y luego están las tangentes, conflictos que pueden significar mucho tiempo perdido.

Prueba esto: No hagas reuniones si no sabes cuál es el objetivo del grupo. Evita la mayoría de los problemas de las reuniones mediante la formalización de los resultados deseados, la preparación de programas claros, la asignación de roles en cada reunión; y la mantención de un registro (notas) de lo acordado, los pasos a seguir, etc.

2. Toma de decisiones clara: La falta de claridad en la toma de decisiones puede afectar el crecimiento de la empresa y el rendimiento de dos formas. Primero, los empleados heredados bloquean el progreso porque quieren ser escuchados en toda decisión (como sucedía cuando la empresa era una start-up). Segundo, los compañeros que trabajan en funciones específicas tienen dificultades para entender la autoridad de la toma de decisiones – por lo que hacen perder tiempo y no avanzan en el trabajo.

Prueba esto: Decide en base a un marco simple de toma de decisiones y hazlo parte de la cultura. Elige un marco flexible de distintas opciones, desde “Decidir y anunciar” hasta “Obtener la opinión del grupo o los individuos” y el “Consenso.” Esto permitirá que el equipo tenga clara su participación desde el comienzo de cualquier tarea. Además ayudará a los líderes a gestionar las expectativas respecto a quiénes debe incluir.

3. Definir el éxito: Contratar a los mejores empleados y los más inteligentes a menudo genera un entorno competitivo, donde los resultados a corto plazo se vuelven más importantes que el éxito.

Prueba con esto: Con la mira en el largo plazo, céntrate en las dimensiones adicionales además de los resultados: procesos y relaciones.

Los procesos claros y efectivos son muy importantes – la eficiencia sufrirá sin ellos. Los líderes deben prestar particular atención a los roles, responsabilidades, hitos clave, planes de proyecto, etc.

Recuerda esto: una compañía organizada, con metas y roles definidos probablemente tendrá mejores resultados que una desorganizada.

Comentarios

StarterDaily Presenta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto