StarterDaily

Viernes 14 de diciembre de 2018

Claudio Bruna “Siempre busco nuevos desafíos”



Tiene carrete Claudio Bruna en el entorno de los medios digitales. Un mundo que descubrió siendo un adolescente en Suecia, país donde residió durante 15 años. Fue allí donde asegura entró por primera vez en contacto con internet, en 1997, Bruna nos cuenta que “la primera vez que me metí a navegar me encantó, me enamoré de internet porque era un mundo nuevo, era raro meterse a un computador y hablar con otras personas, ver sitios de otros lados –como yo estaba en Suecia podía meterme a ver sitios de Chile- esa experiencia me impactó mucho y, como siempre me gustó, me orienté al lado de la tecnología. Empecé a estudiar cómo se hacían los sitios web, cómo funcionaban”, y agrega “en esa época la web era súper básica, con suerte veías un banner, por eso me intrigó ese nuevo espacio y empecé a aprender. Hice mi primer sitio web y de a poco me metí más hasta que de pronto salieron un par de pitutos… Pero partí 100% autodidacta”.

En Suecia, Bruna realizó sus primeros trabajos como freelance, donde aprendió cómo armar sitios, entre otras cosas, conocimientos que amplió posteriormente en la carrera de Comunicación Multimedia en la Universidad del Pacífico.

¿Cuéntanos cómo fue tu llegada a Chile?

Cuando llegué, el 2000, fui a golpear las puertas de ImageMaker -que en ese entonces era la empresa de Leo Prieto- y terminé trabajando un año y medio ahí. Partí trabajando en producción y después se dieron cuenta que estaba al final en la producción pero que apuraba a los demás para que las pegas se hicieran y me nombraron jefe de proyectos. Fue una súper buena experiencia porque me tocó salir a la calle, conocer clientes y me sirvió mucho para entender cómo funcionaba Chile, porque yo venía de Suecia y los mercados funcionan distintos, hay distintos códigos y hay cosas que uno tiene que aprender para poder desenvolverse dentro de ellos.

Mientras estaba en ImageMaker con un par de compañeros surgió la inquietud de armar una empresa. Nos sentábamos a soñar, pero toda la gente sueña y mucha gente se queda en el sería: “sería rico”, “sería bacán”. Justo en esa época llegó un socio nuevo a ImageMaker e hizo algunos cambios, entre esos salí yo, y pensé que ese era el momento de armar algo, tenía la idea y el nombre: Elemento, empresa que todavía existe, y de la que ya no soy socio.

¿Y cómo fue la experiencia de emprender?

Armé la empresa solo, tuve que salir a golpear puertas, decir “oye, soy éste”, yo llevaba un poquito más de un año en Chile y no tenía contactos, y tuve que partir así casi como vendedor puerta a puerta, pero fue una experiencia súper valiosa porque me tocó de todo, bueno y malo, y aprendí mucho. En el fondo cuando tú tienes un emprendimiento propio te toca explorar áreas donde nunca pensaste que te ibas a involucrar. En esa agencia terminamos trabajando para Metro, Sodimac, Codelco, Valle Nevado, empresas grandes y ahí te das cuenta que cuando uno le pone empeño a las cosas y te apasiona lo que haces, tu esfuerzo se refleja en los resultados. Cuando me fui quedaron trabajando 15, 17 personas contratadas y yo partí solo en una pieza de mi casa, y hoy día deben ser 20 o 25 personas. Yo me fui el 2006 y la empresa sigue existiendo.

¿Qué sentiste al dejar Elemento?

Fue súper difícil porque era como mi guagua, yo le inventé el nombre y registré el dominio, pero también soy una persona súper inquieta y que le gustan los desafíos, entonces cuando llego a un punto donde toco techo necesito seguirme desarrollando y probar nuevos caminos.

¿Qué hiciste después?

Justo cuando estaba por salir de Elemento me llamaron de Dinamic, una empresa de Chile.com, que estaba partiendo en el tema de desarrollo de tecnología pero más orientada a soluciones móviles. Ahí me metí harto en el tema de las activaciones móviles, estuve un año ahí, pero lamentablemente nunca se armó el equipo necesario, los recursos nunca llegaron y no se pudo hacer todo lo que esperábamos lograr como negocio. Me llamaron de Ogilvy para ir a hacerme cargo de un par de proyectos regionales para Nestlé, había que armar equipo, todo de cero y fue también una experiencia súper buena porque me tocó interactuar con mucha gente de  distintos lados. Fue súper enriquecedor porque tienes una red que te permite otro tipo de desarrollo profesional. Le fue súper bien al proyecto Nestlé, y quedé a cargo del área digital.

¿Cómo fue esa experiencia?

Me sirvió mucho porque yo tenía una base digital, pero nunca había estado en una agencia de publicidad tradicional, entonces fue súper valioso porque aprendí muchas cosas, entendí muchas cosas y me topé con muchos obstáculos también. Entendí por qué hasta el día de hoy a las agencias tradicionales les cuesta entender el tema digital, era una evangelización constante, todos los días uno tenía que explicarle a la gente qué era un banner, pero también aprendes otras cosas importantes como estrategias de investigación. Me tocó trabajar con gente muy buena en lo suyo y al final uno se potencia. Estuve ahí dos años, hasta que un día me llamaron de una empresa que se llamaba Simplycit.

Simplycit es un equipo súper cohesionado, ¿cómo se gestó?

Me invitaron a hacerme cargo del área de comunicación digital y el dueño me dio manos libres para formar un equipo capaz de inventar cosas, desarrollar tecnología, poder hacer integraciones que no se habían hecho antes o que no se han visto en Chile. Yo diría que es el año que he aprendido más y es el trabajo donde lo he pasado mejor, porque se armó un equipo increíble, con los mejores desarrolladores del área digital, los más aplicados y los más innovadores. Probamos cosas que nadie usaba, fuimos los primeros que llevamos contenidos de redes sociales a pantalla abierta.

Al cabo de 4 meses de existencia ya éramos partners tecnológicos de TVN y además estuvimos trabajando con casi todos los canales de televisión en el desarrollo de nuevas plataformas de interacción para su público.

Hacíamos mucha investigación también para nuestro trabajo, investigábamos mucho como se comportaba la gente en redes sociales, que hacían en Twitter, cómo, y cuántos chilenos había, y finalmente nos convertimos en una fuente oficial de información para medios establecidos y especializados.

Llegó un momento en que tuvimos mucha exposición en medios sin pagar ni uno, tuvimos mucha suerte. Empezamos a salir en los diarios, nos entrevistaron de TVN, en todos lados y eso nos ayudó mucho, porque nos topábamos con gente que no sabíamos quien era y nos conocían por nuestro trabajo. Igual teníamos claro que la publicidad es importante en términos de hacerse un nombre, pero tienes que ser capaz de cumplir todas esas expectativas, porque tú puedes prometer todo pero si te caes y no cumples es como un suicidio, se te viene todo de vuelta: hay que ser consecuente.

¿Y cómo defines tu paso por Simplycit?

Fueron 11 meses increíbles, una de las experiencias más ricas en términos de conocimiento, donde aprendí mucho porque me tocó trabajar con gente muy buena onda, muy capaces, donde todos se ayudaban, y la misión mía que era armar la empresa y el equipo, posicionarlo y dejarlo bien establecido financieramente, o sea que fuera un negocio rentable, se logró con el esfuerzo de todos.

Finalmente llegas a Initiative, ¿cómo ves este nuevo desafío?

Hace tres meses me llamaron para hacerme cargo del área digital de Initiative. Me llamó la atención que conocieran Simplycit y las cosas que se habían hecho. Fue rico que ellos valoraran el trabajo que se hizo ahí y que se plantearan tomarlo como aprendizaje eso y llevarlo a Initiative, porque si bien tiene un área digital, les ha ido bien y tienen buenos clientes, hay muchas cosas por hacer en términos de tecnología, innovación, salir de los formatos más tradicionales y esa es una de mis misiones: ir más allá de donde se llega normalmente y tratar que el equipo se motive a la innovación que fue en el fondo lo que hizo Simplycit en su momento, donde la meta era la innovación tecnológica. Si bien Initiative es diferente a Simplycit porque nace de una agencia de medios tradicionales donde se crea un área digital lo entretenido es que toda la gente está interesada en el tema digital, están dispuestos a jugársela mucho por eso, quieren crecer ahí y hacer cosas, lo ven como un negocio súper importante, y están invirtiendo recursos.

¿Qué consejo le darías a gente que trabaja en el mundo digital?

Que es indispensable entender cómo darle valor agregado a las cosas, más allá de hacer una aplicación entretenida, el valor está en entender las estrategias y los negocios de los clientes, sin importar el tamaño de la empresa. Cuando entiendes su negocio, sus estrategias y eres capaz de insertarte en el corazón del negocio de una marca sabes lo importante que son para ellos los resultados, la rapidez, hacer la comunicación y pasas a ser parte de la empresa misma, entonces entendiendo eso ya puedes convertirte en un partner mucho más certero y cercano de las marcas que en el fondo es donde pueden fallar las empresas más nuevas. El valor agregado pasa por eso, convertirte en experto de la marca, desarrollar en conjunto con ellos las estrategias y lograr que ellos consigan sus resultados para ellos.

Twitter: @ClaudioBruna

Comentarios

StarterDaily Presenta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto