StarterDaily

Martes 21 de agosto de 2018

Cinco cosas que nunca deberías decirle a tus empleados

Cinco cosas que nunca deberas decirle a tus empleados
Si eres jefe de un equipo, de una persona, si acabas de tomar un nuevo trabajo que implica tener gente a tu cargo, o si te ascendieron a una jefatura hace muy poco, es muy probable que a veces tu paciencia se vea mermada por cansancio, falta de motivación, trabajadores rebeldes u otros problemas típicos.

Y a diferencia del trabajador promedio, que puede estar un poco más relajado en términos de comunicación verbal con sus pares, el jefe no puede –ni debe– hacer comentarios al aire, desafortunados y "mala onda" que desmotiven a su personal , causando problemas aún más graves para el lugar de trabajo.

Para evitar cualquier problema –ya que si bien hay muchas cosas de sentido común pero nadie nace sabiendo– acá las 5 cosas que jamás deberías decirle a alguien que trabaja para ti.

1. "Yo soy el jefe. Haz lo que te digo" Si vas a establecer normas diferentes de las que tienes para ti mismo entre y para tus empleados, no puedes esperar que te respeten y hagan lo que pides.

2. "Tienes suerte de tener trabajo" Si así es como te sientes acerca de cualquiera de tus empleados, entonces tal vez eres tú el que tiene suerte de tener trabajo. Nadie trabaja bien en un ambiente donde se les hace sentir que de alguna manera están en deuda con su empleador. La mentalidad de que el empleado debe "besar tu anillo " o bien "servirte" de alguna manera, es inmaduro y evidencia que careces de los conocimientos de liderazgo apropiados para ser el mandamás de un lugar de trabajo.

3. "Si no te gusta, voy a encontrar a alguien que lo haga" Como CEO, gerente o cabeza de cualquier espacio laboral, si bien tienes todas las facultades para la toma de decisiones y un sinfín de cosas más, eso no te otorga una licencia para ser desagradable con el resto. Cualquier persona puede llamarse a sí misma un gerente o el jefe, pero uno bueno, usará habilidades de liderazgo para motivar a los empleados y ofrecer resultados. Amenazar a los empleados con la pérdida de sus puestos de trabajo, como una manera de conseguir que hagan lo que quieres, no es sostenible en el tiempo y habla muy mal de tu calidad humana. Claro, puede funcionar en un principio, pero con el tiempo tus empleados se convertirán en desmotivados y poco dispuestos a hacer más de lo mínimo para sobrevivir.

4. "¿Por qué eres el único que tiene un problema con esto?" Si estamos hablando de un empleado que siempre es resistente o que tiene problemas de rendimiento, es un poco comprensible. Si estás hablando de un empleado que es relativamente cooperativo y que te está dando un mal rato sobre una situación en particular, entonces tal vez el problema es que no estás dispuesto a escuchar sus preocupaciones o ideas alternativas. O tal vez es sólo un mal día para él. Cualquiera que sea el tema, no asumas que está siendo "porfiado" gratis y practica la empatía no empezando la conversación con la pregunta en cuestión.

Además, nunca compares a los empleados. Es como comparar a tus hijos. No es bonito y es muy mala idea.

5. "No tengo tiempo para esto" Hay que dejar muy en claro que esta respuesta jamás es una opción. El jefe eres tú y una parte importante de tu trabajo es hacerte ese tiempo que dices no tener para toda la gente que trabaja contigo. En lugar de rechazar de plano la solicitud de la persona que lo requiere, reserva para más tarde u otro día unos minutos para conversar y así le puedes dar toda tu atención.

Comentarios

StarterDaily Presenta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto