StarterDaily

Viernes 22 de junio de 2018

Calidad de Vida Laboral: el desafío de compatibilizar trabajo y bienestar 

Calidad de Vida Laboral: el desafo de compatibilizar trabajo y bienestar

Está claro que el crecimiento de Chile en los últimos 30 años, ha sido enorme. El país ha visto reducida su pobreza y comparativamente somos un país infinitamente más rico, pero al parecer no más feliz. Pese a los avances, Chile aparece como uno de los países con mayor depresión. De hecho, está ubicado por sobre el promedio mundial. Y en esto, muchos de los factores asociados tienen que ver con la falta de tiempo para el disfrute, o el mal manejo del tiempo y en el problema de no saber cómo compatibilizamos la vida laboral y personal.

Un desafío al que las organizaciones se han hecho parte, porque entienden que la calidad de vida de su capital humano es importante.

Desde el punto de vista del psicólogo Juan Pablo Toro, Magister en Psicología por la Universidad de Erlangen – Nuremberg, y participante de la III Jornada de Calidad de Vida y Salud Laboral organizada por la Cátedra de Calidad de Vida de la Facultad de Ciencias Sociales y Económicas de la U. del Pacífico y Gendarmería de Chile, el poder compatibilizar ambas esferas implica un gran desafío, dada la centralidad que ocupa el trabajo hoy en la vida de las personas.

“El trabajo, es mucho más que una actividad. Tiene fines instrumentales, porque provee medios para la vida y  tiene una estrecha relación en la vida moderna, como un área de la vida social al vincularse estrechamente con la construcción de la identidad de las personas.  La satisfacción en el trabajo está altamente correlacionada con la felicidad total, porque contribuye a ser reconocido, a tener un espacio social, a establecer relaciones”, indica el experto en psicología del trabajo y las organizaciones.

En este sentido, a pesar de que algunos grupos humanos, como sucede con los más jóvenes, existe un distanciamiento hacia el trabajo y su centralidad,  el trabajo sigue siendo fundamental para el logro de la identidad personal.

Hoy por lo mismo, lo normal es tener trabajo, comenta el experto. Así hoy definido como empleo, con un marco regulatorio y normativas de deberes y de derechos, es el que daría la satisfacción de necesidades como es la calidad de Vida y la cohesión social.

Así y todo, plantea Juan Pablo Toro,  el mundo del trabajo presenta ambivalencias. ”El trabajo a pesar de esta posición social que tiene, es fuente de fuertes ambivalencias, porque por una parte el trabajo puede ser entendido como una maldición o castigo y  una vía de alienación, y si se considera de esa manera es objeto de rechazo,  hay miedo a tenerlo y existen ganas de liberarse de él.  En el otro polo tenemos concepciones más positivas, que son las que han dominado en la era moderna y tuvieron su expresión más alta en el siglo 20, que siguen teniéndola pero que van cambiando. El trabajo entendido como misión, vocación, camino, valor, fuente de deseo. En esta arista, existe por lo tanto miedo a perderlo, horror a quedarse sin él, se lo considera una vía de emancipación, es liberador y el tenerlo es tranquilizante”, comenta.

Pero esta es una manera de entender el trabajo, ya que plantear la idea de la connotación positiva del trabajo no es la única, indica el experto. “Y esto se da por las nuevas condiciones del trabajo. En este último tiempo, se han dado ciertas condiciones que han modificado el ámbito del trabajo. Una de ellas es que se han intensificado y extendido las jornadas laborales, dada las presiones del capitalismo y la alta competitividad. Se ha sumado a la fatiga física, mental y cognitiva, la carga emocional, lo que muchas veces implica un impostar la emoción correcta para el servicio que se realiza. Estas nuevas formas de trabajo han impulsado la individualización, es decir, hay una pérdida de la cohesión social con redes sociales debilitadas y los trabajadores se ven enfrentados a los riesgos individualmente. Incluso hoy se introducen nuevas exigencias en el ámbito de la responsabilización que le toca al trabajador en relación a su trabajo y su empleabilidad, teniendo que adquirir no sólo un cartón o calificación sino competencias, actualización y calificaciones para mantenerse deseables para el mercado laboral”, enumera el experto.

Es por ello que en ese marco es que el trabajo tiene esta doble funcionalidad. “Por una parte, es una fuente de salud que permite estados de bienestar , sentimientos de identidad, y pertenencia social y por otro, efectos negativos, donde es capaz de dañar la salud y de generar malestar según las condiciones materiales y sociales en que se realiza”, acota.

En este contexto Juan Pablo Toro, señala que lo óptimo es que las personas entiendan que el trabajo es ambivalente. “Hay que saber que el trabajo no es sólo felicidad, la experiencia cotidiana de todos no dice eso. A veces es felicidad y a veces es sufrimiento. En lo cotidiano, nos toca uno y lo otro, el vivir experiencias polares. Y lo que se trata en la Calidad de Vida es cómo movernos en esa dirección, para que las personas encuentren significación expresiva en su labor y puedan desplegar todas sus potencialidades”.

Entonces ¿Qué se entiende por calidad de vida laboral?  

Para el psicólogo, la buena calidad de vida laboral se asocia a los componentes expresivos del trabajo, es decir a los que apuntan a aquellos factores motivadores y no a los de base o higiénicos. “Es por ello que los programas de calidad de vida existentes no debieran olvidar las condiciones de trabajo. Hoy muchos programas se piensan casi exclusivamente fuera del lugar de trabajo como actividad recreativa, y la pregunta debiera ser, ¿cómo maximizar los potenciales expresivos, de autorrealización y autonomía en el trabajo?”, indica el experto.

Un punto relevante, señala Juan Pablo Toro es que los riesgos psicosociales son parte constitutiva de la calidad de vida laboral.  “Éstos han hecho visibles las relaciones sociales en el trabajo como un factor de riesgo, aunque son obviamente factores protectores en la medida de que se manejen adecuadamente.  Lo que dice la perspectiva de riesgo psicosocial es que asume que el entorno tiene características que suponen riesgos para la salud de los trabajadores, como la sobre carga de trabajo, la sub dotación, una forma de jefatura, o una forma de vínculo del trabajo con el resto de la vida. Y un dato interesante desde el punto de vista de la calidad de vida laboral, es que hay que prestar atención al tema del autocuidado, pero que es insuficiente por sí solo. Hay que considerar que las formas de padecimiento no están en el individuo sino en el entorno laboral, por lo que el autocuidado no debe olvidar que no basta por sí mismo, es la organización del trabajo la que debe analizar dónde están los factores de riesgos implicados y que deben ser removidos o mejorados”, señala.

Sobre los abordajes en esta temática, indica que hay dos distintos. “Uno es el de la institución, que por muy buena disposición ponen en marcha iniciativas para mejorar las condiciones de trabajo. Es una práctica de gestión organizacional que se expresa en un conjunto de normas, directrices, y prácticas que se orientan a la promoción, del bienestar individual y colectivo, al desarrollo personal y a la ciudadanía organizacional en los ambientes de trabajo. Y que tiene implícito el concepto de restauración cuerpo mente, es decir,  para asegurarse un buen rendimiento laboral. Y otro desde los trabajadores,  los cuales se refieren a otra cosa cuando se les pregunta sobre Calidad de Vida laboral, apuntando generalmente a cómo perciben el trabajo,  si hay experiencias de bienestar o no, de reconocimiento o posibilidades de crecimiento y respeto individual”, finaliza el especialista.


Comentarios

StarterDaily Presenta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto