StarterDaily

Viernes 19 de octubre de 2018

16 Errores que tu Marca debe evitar en las Redes Sociales

16 Errores que tu Marca debe evitar en las Redes Sociales

Por
Catalina Larrondo G.
Jueves 23 de enero de 2014

Las redes sociales son plataformas para generar contenido y además sociabilizar, crear conversaciones con otras personas. No es fácil entender a cabalidad cómo funcionan o qué causa las reacciones (o falta de reacciones) de las personas que forman parte de ellas. Finalmente dentro de estas plataformas, no existe una fórmula para tener éxito sino que simplemente hay que experimentar. Pero también hay ciertos errores que cometemos respecto a las redes sociales.

Estos son algunos de esos errores que debes evitar:

  1. Suponer que tus seguidores ya han leído la historia, y no compartirla. Este es un error más común de lo que creemos. Pensamos que una historia (o noticia) es popular, que todos la leyeron ya y por eso preferimos no compartirla. Resulta que si compartes una historia o noticia muy buena – incluso si ya fue publicada en un blog popular – igual atraerá a nuevos lectores.

  2. Suponer que las personas que forman parte de las redes sociales son despiadadas y te van a crucificar por cada error que cometas. No siempre pero muchas veces las personas que son parte de las redes sociales son bastante amigables y tienden a ignorar los errores. No es necesario que trates de ser perfecto.

  3. Ignorar a Google+. Google+ no tiene la popularidad que tienen sitios como Facebook o Twitter pero sí tiene usuarios leales. Es verdad que hay menos actividad dentro de esa red social pero también es cierto que está compuesta por una red leal de personas que comparten contenido de calidad.

  4. No estar disponible en horarios peak de distintas zonas horarias. Por lo general, acostumbramos publicar en Twitter una noticia una sola vez durante el día y además suponemos que todos la leyeron. Considerando que las redes sociales reúnen a muchas personas de distintos países, debes tener claro que para dar a conocer tu contenido lo deberás publicar muchas veces y en distintos horarios para generar mayor impacto.

  5. No entender el comportamiento de las personas en las distintas redes sociales. Muchas veces pensamos que el compartir una noticia o historia en las distintas redes sociales de la misma forma tendrá el mismo nivel de aceptación. En realidad ocurre todo lo contrario; quizás lleguemos a las mismas personas pero uno se comporta distinto en cada plataforma, por lo tanto tu contenido debe amoldarse al comportamiento y a la red social. Por ejemplo, compartir un set de imágenes graciosas puede funcionar muy bien en Facebook pero no en LinkedIn.

  6. No ir más allá de lo esperado o lo normal. Durante un tiempo, estuvo muy de moda hacer listas Top 10 en los sitios web. Si tú también decidiste hacer una de esas listas, probablemente no te destacaste en absoluto. Por eso es buena idea probar con ideas nuevas, cosas que otros no están haciendo pero que además sean interesantes. Eso logrará que te destaques.

  7. No usar hashtags de manera efectiva. Así como hay personas que no saben bien para qué sirven los hashtags, también hay personas que los usan excesivamente. Los hashtags parecen generar mucho “ruido” dentro de las redes sociales pero resulta que la mayoría de las personas que usan redes sociales saben cómo usarlas, cómo funcionan y no les molestan. Sólo trata de no usarlos excesivamente.

  8. Pensar que los números lo son todo. Generalmente las empresas revisan sus cifras cuando realizan análisis semestrales para ver qué tan bien o mal les está yendo. Dentro de las redes sociales el análisis no es el mismo. Las herramientas de analíticas pueden otorgarte datos que pueden ser muy útiles pero esos datos deben ser traducidos en información para saber cómo mejorar la estrategia. Particularmente en las redes sociales lo cualitativo es más relevante que lo cuantitativo.

  9. No tomar en cuenta el feedback de tu audiencia. Siempre dirígete a tu audiencia o público objetivo, pídeles opiniones, hazles preguntas. Muchas veces serán ellos quienes te den la información más importante o las mejores sugerencias para mejorar tu contenido.

  10. Rendirse a causa del exceso de información en Twitter. En Twitter siempre encontramos grandes cantidades de información, noticias, cosas que están sucediendo y a veces eso nos cansa. Por eso debemos tener claro que las redes sociales nunca serán lo suficientemente cómodas para tu gusto. Tú creas tu mundo, tú atraes a tus seguidores y vives con eso. Y aunque no puedes controlar la cantidad de información que otros comparten, sí puedes organizarla para hacerla más fácil de manejar.

  11. Pensar que el contenido lo es todo. Siempre escuchamos decir que “el contenido es el rey”. Aunque no hay nada de malo en enfocarte en tu contenido, asegúrate de hacerlo de la forma apropiada (y por las razones apropiadas). El problema con esto es que no es sólo el contenido lo importante sino cómo lo das a conocer, cómo logras que se destaque de todo el resto del contenido que ya existe en Internet.

  12. Quedarse callado respecto a temas sobre los que tienes opinión. Ocasionalmente vemos conversaciones en las redes sociales respecto a temas recientes y decidimos no hablar o no involucrarnos. Eso es un error ya que de eso se tratan las redes sociales, de crear conversaciones. Únete a conversaciones, comenta respecto a cosas que te molestan, da opiniones y no te auto-censures.

  13. No dar like, comentar o compartir las publicaciones de otros. En el mundo de las redes sociales, generalmente esperamos ser nosotros el centro de atención. Muchas veces las demás personas manifiestan opiniones, comparten noticias o temas que les parecen relevantes porque quieren opiniones. No hay nada de malo en dejar que otro sea el centro de atención.

  14. No solicitar que compartan tus contenidos. Aunque tengas una buena historia que contar, el que la compartas tú no siempre logrará que llegue a una gran cantidad de público. Pídele a la gente que comparta tu contenido, finalmente en pedir no hay engaño.

  15. No seguir a personas nuevas. Tanto en Twitter como en Facebook, el seguir a personas nuevas ayuda a que llegues a más gente. Relaciónate y busca formas de generar participación con gente nueva, así tu audiencia crecerá.

  16. No escribir con suficiente frecuencia. Muchas veces con tantas distracciones en nuestras vidas, no nos damos el tiempo de actualizar nuestro contenido de manera frecuente. El contenido es el pilar de tu vida dentro de las redes sociales y si no publicas con suficiente frecuencia, perderás tráfico y público.


Comentarios

StarterDaily Presenta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto