StarterDailyOpinión

    Caffeine

“Nico weón, eres Director General Creativo de una agencia, ¿cómo no vas a poder resolverlo?”. Me dijeron un día frente a un problema personal que tuve. Nada que hacer, palabras que me tumbaron como el mejor gancho de Mike Tyson. Fui traicionado por mi cargo, y desde lo más profundo de mi orgullo dije, -Ok sí, tienes razón, ¿cómo no voy a poder sacar provecho de eso para resolver temas personales?-.

a) “Hay que saber separar las cosas, las emociones no pueden dañar tu desempeño laboral”.

“Hay personas que resultan ser altamente atractivas, personas a quienes los demás siguen de manera incondicional, personas que logran generar buenos sentimientos en aquellos los rodean. Esos son los comunicadores carismáticos, mujeres y hombres dotados de un talento tal, que ya sea frente a una persona o frente a una multitud, crean sentimientos de adhesión, porque la gente siente algo fuerte al escucharlos o verlos. Para llegar a la comunicación carismática sólo hay un camino: gestionar el miedo”.

Explica García Ribas en su libro. Notable, gestión del miedo. Para mí, sólo Stephen King podía administrar el miedo, pero nosotros, los simples mortales también podemos.

En mi caso, el estar con miedo, melancólico y con pocas ganas de compartir palabras con otras personas (o buen chileno, cuando ando con la weá), muchas veces me obligó a salir a dar una vuelta, pensar, quedarme acostado viendo serie y/o escuchando música alejada del estereotipo de una fiesta en Ibiza.
Estar triste, no es un status constante en nosotros, por lo mismo hay que sacar provecho de eso.
Es como… no sé. Aprovechar al máximo un día en la playa (para los que vivimos en ciudades sin mar). Es un viaje que se da un par de veces al año, por lo mismo lo disfrutamos al máximo.

Aunque suene extraño, para un creativo los sentimientos deben ser disfrutados. Para mí siempre es buen momento para crear. Al final, una de mis grandes debilidades se puede convertir en una gran fortaleza, y eso me hará distinto, eso me hará entregar cosas que otros creativos no pueden entregar. Gestión y administración de las emociones como herramienta de impulso creativo. (Suena como título de libro, ojalá nadie me lo guachipitee).

Al igual que muchos de ustedes, he pasado por momentos de profundo dolor, es más hoy Jueves 3 de Agosto, estoy pasando por un momento terrible, pero quiero creer que estos son procesos para crecer, aprender y mejorar. Esto es algo que no me dejará tirado en mi esquina del round. Nadie se hizo capitán de un barco, navegando en una piscina.
Cometí un error que me costó mucho, confianza y credibilidad por parte de personas que me rodeaban. Perdí amor por mi mismo y por lo mismo perdí la fuerza de entregar amor a otras personas. ¿Cómo no voy a estar triste por eso?. Pero aquí estoy, aprovechando esta melancolía y escribiendo para ustedes.

“Todavía tengo pena…” le comenté al Seba Arredondo (DC de Insane). “Obvio po` weón, si no tuvieras pena, serías un psicópata que le gusta andar… por la vida”.

El material que nos entregan estos lapsus son únicos, es contenido puro y fresco para que los que vivimos creando cosas.

b) Daga en el corazón.

Por mi columna anterior recibí el siguiente mensaje: “Demasiadas palabras en el artículo, se vuelve ilegible. Creo que para escribir no eres bueno pero se puede mejor. Saludos”.

¿Duele un comentario así?, Sí, soy pasional por lo que hago ya que le dedico mucho tiempo y esfuerzo. “No pesquí weones” Me dice otro grupo de personas.
¿Me quedo con el que me fusiló diciéndome que no sirvo para escribir, o con los que me generan feedback en cada columna?. Pues me quedo con ambos. Son opiniones y visiones distintas, ninguna mejor que otra, ambas me sirven mucho.
Conozco el suelo de cerca y aprendí a recibir escupitajos cuando no me podía parar. Así que Sergio Luis Garro, muchas gracias por tu comentario. Me motivas a seguir escribiendo, ahora me siento como un malabarista en un semáforo, tú eres el chofer del auto, y ahora tengo 30 segundos para lograr convencerte y que me regales una moneda.

c) Silencio, el Bicho está hablando.

Caminata constante por la calles de Providencia, a la hora que sea, con frío o un poco de sol, mis audífonos blancos roñosos, muevo el conector para que suenen ambos y no sólo el audífono izquierdo, Spotify, búsqueda, Sin Perdón y listo, suena “Desde las Cenizas”.

“Cuántas veces me mataron, cuántas veces más morí.
Y en medio de la oscuridad, aprendí a vivir.

Desde las cenizas yo, he vuelto a nacer.
Desde las cenizas yo, no me rendiré.

Evidente que los años, endurecieron mi piel.
Con el mundo en tus hombros, debes aprender a estar de pie.

Desde las cenizas yo, he vuelto a nacer.
Desde las cenizas yo, no me rendiré.
Desde las cenizas yo, desde las cenizas yo…

Aprendiendo bajo el agua a respirar, soportando cada golpe. (Cada enseñanza!!)
Sembrar esperanza, y así estar de pie. Sembrar esperanza, desde las cenizas yo…”

Soundtrack de la vida, catedral de la motivación. La canción perfecta para cantarla sin miedo a que el resto te mire diciendo “¿qué le pasa a ese weón?”. Da lo mismo, no quiero que nada rompa ese vínculo entre la canción y yo. Nada.

Ver una serie neutra como Stranger Things, no es lo mismo verla feliz, melancólico o molesto. En los 3 status veremos cosas que quizás de otra forma no veríamos, vemos lo que queremos ver o simplemente recepcionamos la información de manera distinta. Imagínate estar triste por una ruptura de relación y justo pillarte con “Los puentes de Madison”, no, no se lo encargo a nadie.

Una vez escuché que don Mike Patton, vocalista de Faith No More (y 8.578 bandas más), no durmió en 3 días y que acompañado sólo de café logró escribir la canción Caffeine del disco Angel Dust. Verdad o mentira, no tengo idea y sinceramente no me interesa saber la verdad, porque la historia es tan buena que no quiero matar la ilusión de que un creativo es capaz de llegar a extremos emocionales y físicos por una obra que quede en la memoria de los que vieron/escucharon. (El fin, justifica los medios dicen por ahí).

d) Está en nuestro ADN.

La Fran, mi arte en la agencia, me contó que en su inicio académico se cambió 2 veces de carrera. La última vez, se cambió sin pedir permiso (a Publicidad) y avisó cuando ya estaba en segundo año. Imagínate, estudiar 2 años a escondidas, sin poder hacer comentario alguno en su casa para no levantar sospecha. Pero la entiendo, se sentía vacía en las otras carreras.
¿Ven como un estado de ánimo como el vacío emocional nos empuja a tomar decisiones?. Hoy la Fran es brillante en lo que hace, la admiro como persona y profesional, tiene una linda historia que contar a los que vienen atrás y Fran, si lees esto (lo dudo porque con suerte lee mis correos), transmítelo, enséñalo y motiva al resto a que hagan lo que tú hiciste. Sin darte cuenta, usaste ese “vacío de alma” como una catapulta para llegar al lugar que estás hoy.

Las emociones están de manera intrínseca en nosotros. Es imposible separarlas de la vida cotidiana y laboral. Menos en áreas como la publicidad y el diseño donde la frustración de un rechazo de campaña o la alegría de ganar licitaciones es pan de cada día.
Lo que si podemos hacer es que la bandera blanca entre un estado de ánimo y un día de agencia, flamee más que la bandera de Estados Unidos cuando llegaron a la luna, bueno, si es que llegaron.

e) “No tomes una decisión ahora, estás muy caliente para hacerlo”.

Palabras que en determinadas situaciones sí, puede ser un consejo que salve vidas. Pero también creo que la pasión y que la sangre caliente son ingredientes para hacer lo que uno realmente quiere. Pasión y sangre caliente, hermosas palabras que juntas y separadas hablan con poesía. Pasión y sangre caliente, la fuerza del mar acompañado del poderío de las rocas.

No somos el Dalai Lama como para tomar decisiones con la mente en blanco. No podemos obviar algo que corre por nuestras venas. Las emociones son irracionales, no entienden de límites, la creatividad también es irracional y tampoco tiene límites. El teatro, la poesía, la música, la danza y la pintura son todas expresiones del alma y del sentir. La creatividad vive de la tristeza, la alegría y la rabia, no nos desprendamos de ellas, corren por nuestro cuerpo. Úsenla, por algo están ahí.

Y si están tristes, ¿saben?. “Todo va a estar bien, todo va a estar mejor…” -Sin Perdón.

Nicolás Landauro
es Director General Creativo en Grupo Primal Chile. Síguelo en Twitter e Instagram
Comentarios y debate
Buscamos opiniones, puntos de vista, respuestas coherentes y aporte al debate.
Regístrate en el Club de Lectores y obtén beneficios, invitaciones a eventos y cursos.

Contenido Relacionado