StarterDailyOpinión

    ¿Qué es lo más importante en una agencia?

A lo largo de la vida me he hecho esta pregunta muchas veces. La primera vez que me tocó trabajar en una agencia, creía que lo más importante era tener la oportunidad de trabajar con marcas importantes, no me importaba la labor que ejecutaba, si no la oportunidad de trabajar a gran escala, en una pequeña oficina en el edificio de un conocido hotel. Sin embargo, al ir creciendo en ese mismo lugar, fuimos absorbidos por una agencia muy grande, de esas que, en su apogeo, ostentaban enormes oficinas en ciudad empresarial, con letras inspiradoras en las paredes escritas por grandes próceres de la publicidad, con oficinas con nombres cómo la 5ta libertad y un esquema que te hacía parecer que trabajar hasta las tantas de la mañana era cool.

Sin embargo, aunque fueron la base de mi conocimiento en el rubro, soy un agradecido de las personas que conocí y con las que tuve la oportunidad de trabajar y aprender, nunca estuve 100% convencido con la manera en que se hacían las cosas. Quizás que tengan a los practicantes por mucho más tiempo del correcto, con la esperanza de quedarse o quizás el trato tan ostentoso, que se les daba los clientes al comienzo, para luego dejar que sus trabajos también los hagan estos mismos practicantes, a menos que pertenezcan al grupo de clientes que pagan más, sacrificando la creatividad en son de la rentabilidad, me hizo querer salir por voluntad propia a buscar nuevos horizontes que me ayudaran a responder esta pregunta.

Luego, en mi siguiente agencia que emprendí ya como dueño, descubrí el trabajo en equipo, al conocer a personas que codo a codo luchaban por un objetivo, esto hizo que la agencia creciera y obtuviera más de 40 marcas, todas grandes, una cantidad de personas también importante, en un lugar que fue creciendo con los años hasta ser una gran casa. Pero, trabajábamos casi las mismas horas que en las grandes agencias y comencé a sentir que nos estábamos transformando, en lo que yo mismo había dejado 5 años atrás, un lugar en donde grandes logros, no eran el equivalente a grandes trabajos.

Entonces, los más unidos y quienes más entendían ese espíritu, con la promesa, de hacer una agencia que se sintiera orgullosa de cada trabajo, donde las horas de trabajo no fueran el equivalente a la calidad del trabajo, donde se pueda aspirar a tener una vida después de la jornada, en donde ostentáramos lo que hacemos, su resultado y nada más que eso. Comenzamos desde cero, sin oficina, en una terraza, sin facturas, a perseguir nuestros primeros clientes.

Lo hicimos con la humildad de lo que habíamos aprendido, pero con la valentía de lo que creíamos, esa que da solamente el deseo de hacer mejor las cosas, o al menos lo mejor que uno pueda y sin un solo premio, de esos que tienes que pagar enormes sumas para participar, sin tener oficinas con letras en las paredes, sin ningún conglomerado que aporte recursos desde el extranjero, fuimos por Coca-Cola y Watts, porque creíamos en la forma que tenemos de hacer las cosas, creíamos que ellos también y lo hicieron.

A lo largo de los años se vio el resultado y las marcas lo vieron también. Fuimos creciendo poco a poco, de una casa pequeña a una más grande, comprando los computadores uno por uno, con esfuerzo, hasta que un día, entraron a nuestra agencia y nos robaron todo. Computadores, discos, material, la desvalijaron completamente. Fue un desastre, sentíamos con mi socio que el mundo se venía encima, que unos delincuentes nos habían quitado el sueño por el que todo el equipo tanto había trabajado, estábamos perdidos.

Sin embargo, no nos rendimos, seguimos atendiendo a nuestros clientes trabajando online, hasta que logramos comprar todos los equipos nuevamente. Todo este tiempo trabajando online, siempre vino la misma pregunta a mi cabeza, ¿Qué es lo importante en una agencia? ¿Cómo hago para mantener el nivel con mis clientes sin un lugar físico en donde poder interactuar con mi equipo? Pasaron dos semanas hasta que logramos con mucho esfuerzo comprar todos los equipos nuevamente, pusimos puertas de seguridad, cámaras, rejas, transformamos nuestra agencia en un lugar mega seguro.

Volvimos un viernes en la tarde, todos felices, con sus nuevos equipos y dispositivos, no alcanzó a llegar el lunes siguiente, cuando nuevamente tras encontrar un punto ciego en las cámaras y romper una pared, otra vez nos robaron todo. Nuevamente nos tocó trabajar online, mientras buscamos una oficina en un edificio, ya que en la casa no era sostenible seguir. La pregunta nuevamente se vino a mi cabeza, ¿Qué es lo importante en una agencia?, ¿Cómo mantenemos el nivel de lo que hacemos ante esta adversidad?

Logramos hacerlo, no solo atender bien a nuestros clientes, sino que estamos sacando varias campañas a la vez y hemos ganado nuevas marcas en este difícil proceso y me gustaría transmitir cómo lo hicimos. A mi parecer y según lo que he tenido la oportunidad de aprender, lo importante de una agencia no es su nombre, no son las marcas con las que le ha tocado trabajar, no son sus premios, no es el cv de sus participantes y ciertamente no es el look o lugar físico donde se encuentran. Según lo que yo creo, es el amor a lo que realizan, es el compromiso de hacer lo mejor posible su trabajo, lo que se hace, lo más importante de una agencia es su espíritu.

Todos tenemos un alma única y singular, pero el espíritu es cuando se unen esas almas en torno a un bien más grande que ellos, es cómo cuando hay gente en un lugar, cada uno tiene su alma, pero todos juntos haciendo algo generan el espíritu de la navidad, estos espíritus pueden ser máquinas de rentabilidad, pueden ser banales o pueden ser puentes que conectan a quienes realmente aman crear y llevarnos por un camino, en donde la vida siempre va a ser una aventura. Lo que persiga la agencia, es lo que su espíritu va a impregnar en todos. Una mezcla de ingenuidad en las expectativas, amor a las artes, una pizca de valentía, mucho trabajo, más trabajo, más trabajo, puede hacer que el espíritu de cualquier agencia, tome el curso correcto y para eso, debemos encontrar personas que estén en la misma resonancia y aspiraciones creativas, emocionales, espirituales, laborales y profesionales. Mucho éxito a todos en la búsqueda del espíritu de sus agencias.

Sebastián Arredondo
Es Socio & Director Creativo Agencia Insane – Director Creativo Open Congreso – Evaluador Asech Capital Semilla
Comentarios y debate
Buscamos opiniones, puntos de vista, respuestas coherentes y aporte al debate.
Regístrate en el Club de Lectores y obtén beneficios, invitaciones a eventos y cursos.

Contenido Relacionado