StarterDailyOpinión

    Publicidad online y adblock: ojo por ojo, todos tuertos

AdBlock-Blog-

El otro día me sacó de quicio la publicidad machacona, fea y completamente irrelevante, que me aparecía en un juego de mi móvil. Me vi a mí mismo poseído por Lucifer sin parar de apretar con mi dedo la equis del anuncio para cerrarla, mientras el demonio subía a la tierra para volver a lanzarme corriendo otro anuncio que tampoco me ofrecía nada que me interesase lo más mínimo.

Ahí caí en algo obvio, que me había explicado hace poco Yann Fourneau, un lector de este blog para el que tuve la suerte de trabajar hace años cuando llevamos la comunicación de Gameloft en España. ¿Cuál es el descubrimiento? Que los juegos para móviles que en su día costaban hasta 8€, hoy son gratis y, por tanto, el producto ahora eres tú. Los juegos para móvil, como otras apps, han virado su enfoque y son más soportes publicitarios gracias a que los usa mucha gente (también tienen ingresos de quienes pagan por conseguir vidas extra o mejorar sus herramientas de juego, pero ese es otro tema…).

El caso es que se me hace tan cansina la publicidad en un juego móvil como en cualquier web que veo desde el móvil. No me molesta tanto en el ordenador, pero en el móvil debo de poner hasta cara de cabreo hacia la marca en cuanto aparece. Para mí, la influencia que ejercen esos anuncios es cero porque me interrumpen en una situación en que no estoy abierto a escuchar nada de nada.

Pero el problema no es de esos anunciantes, ni de esas empresas que tienen medios de comunicación o juegos que son soportes publicitarios. El problema es de todos: si el modelo de financiarse por publicidad no funciona, tendremos que pagar por esa información o por esas apps que hoy nos dan gratis. Y sí: hay juegos móviles que son de pago y gracias a eso te dejan tranquilo sin banners que te inunden la vista, pero hoy quiero centrarme en analizar el tema de la publicidad online, cuyo futuro lo sigo viendo más negro que mis penas

A raíz de leer este buen artículo de Jorge Segado (La situación del adblocking en España, en 8 titulares), me puse a pensar sobre el tema de los adblockers (complementos para tu navegador web que bloquean los anuncios online y te permiten ver todas las páginas SIN que aparezca publicidad). Nunca me los he instalado porque no me interesan. No sé si por ser periodista o por ser consumidor, pero los anuncios siempre me han parecido un trozo bonito de los medios de comunicación. Cuando los leía en papel, me deleitaba igualmente con una noticia que con una buena pieza publicitaria llena de arte, de glamour, de ingenio o de mensajes u ofertas que me atraían.

Al no utilizarlos yo -torpe sesgo personal- nunca pensé que la situación de los bloqueadores de anuncios fuese masiva, pero lo es hasta un punto muy preocupante para las marcas: en España, 5,6 millones de personas usan ya adblockers. ¡Un 25% de los internautas! A un 53% les molesta la publicidad online, y a un 62% les pasa lo que a mí: les molesta la publi cuando es en el móvil.

Decía el director de El País en una carta el otro día a sus trabajadores que el diario en papel tenía ya sus días contados. Lo que pensamos todos, vaya. El drama es que de sus ingresos publicitarios, aún el 60% viene del papel. La parte online crece pero sigue suponiendo solo el 40%, lo que lleva a pensar que dejar de hacer la edición en papel sería darse un tiro en el pie del que igual no se recuperan. Es posible incluso que durante muchos años veamos cómo este u otros diarios siguen emitiendo la misma cantidad de ejemplares aunque sea para regalarlos en las consultas médicas o las universidades (que más de una vez se ha visto cómo diseminan con alegría diarios por ahí…). ¿El objetivo? Poder seguir diciéndoles a los anunciantes que sí, que cientos de miles de personas leen su anuncio en la edición en papel, aunque no sea del todo cierto…

Pero volvamos al drama de la publi online: si ese es el futuro de la publicidad de los medios, y los usuarios pasamos cada vez más de ella, ¿qué futuro nos espera a todos? Los españoles tenemos cierta tendencia a cargar el mochuelo al de enfrente. Los demás son los que tienen que buscar un modelo de negocio de éxito…pero yo quiero seguir teniendo noticias cojonudas y reportajes brutales. Eso sí, gratis; ni pienso pagar por ello ni acepto que me metan publi a cambio.

Sería naíf pedirte que cuando veas un anuncio, hagas clic en él, además de estúpido. Solo debes pulsar la publicidad que llame de verdad tu atención y te ofrezca algo que te interesa. Por tanto, un primer camino pasa porque medios y marcas dejen de vender y comprar sus anuncios como pollo sin cabeza. Que los medios aprovechen el big data para que la publicidad sea relevante para el usuario. Sí, el big data del que tan bien hablan Mario y Arantza es una herramienta crucial para el futuro de la publicidad: los medios y las marcas deben querer llegar SOLO a quienes reúnan el perfil.

En lugar de venderle a Renfe que muestre su anuncio a todos los visitantes de tu página, véndeselo mucho más caro pero que solo les aparezca a quienes hayan entrado en páginas de viajes recientemente. Y por supuesto, matemos a todos los directores de marketing que siguen comprando a granel sin preocuparse de este debate, y a los que eligen formatos en los que hay que ser cirujano con pulso de hierro para darle a la puta equis para cerrarlos. Bueno, mejor no les matemos: que parezca un accidente…

Pero como digo, el problema de la publicidad online no es solo responsabilidad de marcas y anunciantes: también es tuya y mía. ¿Quieres que siga habiendo grandes contenidos por los que tú no pagues? Ok, pues acepta el trato siempre que sea justo para tu conciencia. Reflexiona sobre si es justo que consumas todo el contenido de un medio y les bloquees toda la publi. Piensa si quizá puedes hacerte socio de ese medio y financiarlo para, a cambio, no sufrir la publicidad.

Si los medios hacen su trabajo de no matarnos a anuncios indiscriminados, tú y yo podríamos colaborar. Porque en nuestra parte de la ecuación, tenemos una responsabilidad, o así lo veo yo. No podemos quejarnos de que los medios no son independientes, mientras les impedimos que nos muestren publicidad y decidimos que no les pagamos por su trabajo, que consumimos.

Te invitamos a leer la columna original en su sitio, escrita por Pablo Herreros.

Colaborador Invitado
¿Quieres colaborar con tus propios contenidos en StarterDaily? Revisa nuestras políticas de colaboración y envíanos tu material.
Comentarios y debate
Buscamos opiniones, puntos de vista, respuestas coherentes y aporte al debate.
Regístrate en el Club de Lectores y obtén beneficios, invitaciones a eventos y cursos.
Publica Gratis o Encuentra ofertas de empleo en agencias y empresas de Publicidad, Marketing, Diseño, Programación y Negocios de Latinoamérica.