StarterDailyArtículos

    Siete meses cesante – Cap 02 “Punto de inflexión”

ojo

< Capítulo anterior: La desvinculación

Siete meses cesante

Capítulo 2: Punto de inflexión

Hasta que llegó el día del peor apaleo hasta ahora. Yo andaba idiota todo el día, refunfuñando por cualquier cosa y una mañana mi mujer cuando se iba al trabajo me despertó y dijo:

Con el ánimo con que andas, no me dan ganas de volver a la casa – sentenció.

Esa frase me despertó de inmediato y la sentí como un golpe en el estómago que me dolió hasta el alma. Y siguió:

No puede ser que tu felicidad esté fundamentada en tener o no tener trabajo – y se fue.

Realmente me dejó mal, mirando el techo y costó que me levantara de la cama por un rato. Al principio lo vi injusto porque sentía que un “pobre cesante como yo” no se merecía algo así, ya era duro con no tener trabajo para que me siguieran pegando en el suelo.

Me fui al gimnasio a trotar. Dándole vuelta a las frases, noté que mi cuerpo acusó recibo: comenzaron a brotar las lágrimas que me había aguantado todo este tiempo. Solas se caían sobre la trotadora. Primero pocas y luego se soltaron tantas que ya no podía detenerlas. No podía parar de trotar y de llorar, porque extrañamente una alimentaba a la otra.

Menos mal que no me vieron, me daba vergüenza, pero era imposible detener la pena de todo esto. Al final me di cuenta que me dolió por una simple razón: mi mujer estaba en lo correcto y me puso entre la espada y la pared.

Levantémonos de nuevo

Había sentido el golpe duro. Costó recuperarme porque había algo muy sabio en su queja ¿La felicidad la hace el trabajo? Con hijos, familia, buena salud y amigos, en realidad es injusto pensarlo así. Lo del trabajo era momentáneo pero me dominaba la cabeza y estaba dejando de ser el del siempre. Era obvio que si además veía todo gris, sería difícil contestar bien en las entrevistas que vinieran.

El principal miedo que tenía era verme debajo del puente, drogado, acordándome de la linda vida pasada cuando tenía empleo. Pero esa ridícula idea fue lo primero que el golpe ayudó a eliminar de la cabeza. Habrá que cambiarse de casa, a los niños de colegio por un tiempo, tendré que vender el auto, andar en micro, pasarlo mal un rato si así lo amerita la situación. Pero no terminaré de indigente en la calle.

Así que decidí ser feliz y tomar las cosas con otro ánimo, sin jamás descuidar que debía seguir buscando trabajo, pero ya con otra actitud. Simplemente esa decisión (que es sólo cerebral) me hizo recuperar la energía emocional y ver el presente con más colores y sentí que todo empezaba a mejorar desde dentro. El trabajo se demoró en llegar, pero fue una especie de pavimentar el camino para recorrerlo más cómodo.

¡Y tuvo resultados familiares! Mi mujer dos semanas después me dijo “no sé si te diste cuenta, pero has cambiado mucho en estas dos semanas, me sorprende! Te veo contento y estás super disponible a hacer cosas”. Para mí fue un alivio y un logro mental que ya estaba dominando y que por ahí se partía. Sentía que tenía mucho ánimo y confirmé que tengo al lado una increíble mujer.

Por eso quiero contarles qué cosas aprendí y enumerar las recomendaciones que les doy a los que están pasando lo mismo que yo viví. Entendiendo que cada realidad es diferente, pero aún así valen los consejos y sentimientos.

Cabeza limpia y sana

Está bien vivir el luto de la cesantía cuando te despiden. Es normal sentir cosas, frustración, derrota, fracaso, injusticia, lo que sea. Permítete vivirlo, enójate, quéjate, pégale a la almohada si quieres. Llora a moco tendido. Ándate a la casa de tu madre también si puedes. Es necesario pasar esa etapa y sentir que botaste algo tóxico para recién comenzar a pensar qué hacer. Por un par de días expulsa lo que tengas en tu cabeza y corazón.

Mientras buscaba trabajo, veía gente que estaba en las mismas que yo, pero todavía despotricando contra sus ex jefes, las injusticias del mundo y otros más. No lo recomiendo, límpiate. Veo en mi timeline de Linkedin cosas como “Amigos estoy en busqueda activa de trabajo, llevo 4 meses, las cosas no están tan fácil como antes.” Me encantaría ponerles “¡No hagas eso! ¡Despeja la cabeza primero!”.

Una vez que sientas que ya no hay mucho más que botar –e intentando que sea el menor tiempo posible– evalúa tomar un descanso. Si puedes ir a la playa por un fin de semana largo, 2 ó 3 semanas, genial. Date permiso para levantarte, ver el mar o el campo y que tus decisiones ese día sean tan complejas como si vas a comprar pan o te quedas un rato más en cama. Olvídate y desconéctate de lo que pasó. Menos revisar emails.

Es el momento para cargar tu batería personal. Ojalá que tengas la posibilidad de hacerlo, yo sé que no es fácil siempre, pero tómalo como una inversión para la búsqueda de trabajo que se viene luego. Esos días afuera te tienen que servir para que levantes el ánimo, te conectes con la naturaleza, lo simple de la vida que a veces olvidamos. Dibuja, pinta, escribe, haz manualidades, vuelve a tu instrumento si lo habías dejado, reconéctate con los tuyos, entre mil y otras cosas que te darán potencia para volver a buscar trabajo. Aprovecha de dormir bien,

Es normal que venga un proceso de introspección y que dure lo que tenga que durar: pero sin odio, para eso lo botaste los primeros días. Sea en tu descanso o después, repasa con tranquilidad qué hiciste bien y que no. Qué puedes aprender de todo esto y siempre piensa que estas cosas a uno lo hacen mejorar, entender lo que no viste y finalmente madurar tengamos la edad que tengamos.

Con eso, ya podemos tomar cartas en el asunto.

Capítulo de mañana > Proceso de empleabilidad

Cristián Parrao
Cristián Parrao es consultor Headhunter y fundador de la empresa DigitalHunter, especializada en la búsqueda de talentos en el Marketing Digital y Publicidad. Su sitio personal es www.cristianparrao.com y le puedes escribir a cristian.parrao [@] digitalhunter.cl
Comentarios y debate
Buscamos opiniones, puntos de vista, respuestas coherentes y aporte al debate.
Regístrate en el Club de Lectores y obtén beneficios, invitaciones a eventos y cursos.
Publica Gratis o Encuentra ofertas de empleo en agencias y empresas de Publicidad, Marketing, Diseño, Programación y Negocios de Latinoamérica.