StarterDailyArtículos

    Cirugía mayor al currículum de Enrique

Enrique me envió su currículum y al leerlo me di cuenta que algo andaba mal. Como nos conocemos hace años, le ofrecí que nos juntáramos a hacerle una cirugía a su documento y contarle qué sobra y falta.

Aceptó gustoso. Luego de conversar una hora y haciendo un análisis de frase por frase, quedó claro qué es lo que debía cambiar y se fue con tarea para su casa. Al otro día me envió el resultado: muchísimo mejor, más sintético y enfocado en lo que importa.

Hoy Enrique está participando de procesos laborales y lo mejor de todo, con la seguridad y tranquilidad que tiene un CV que lo refleja 100%, destacando habilidades con una redacción cuidadosa y planificada.

Partamos por dos principios básicos

  • Menos es más: Como hoy se lee poco y rápido, debemos decir lo mismo o más, con menos palabras. Mejor redacción para no repetir palabras, saber acortar los párrafos, ocupar sinónimos, etc. Así que le pedí a Enrique que aplicara esto para TODAS las frases que tendría que releer, cuestionando su redacción original.
  • No es una biografía: El currículum es un resumen de tu vida laboral con hechos objetivos. Un resumen en 1, 2 ó máximo 3 hojas (extremo), donde el lector debiera hacerse una idea general de tu perfil y luego llamarte a una entrevista. Por lo tanto, hay detalles e historias que son sólo para cuando te reúnas con él, así que ahórratelas en el currículum. ¿Eres apasionado por tu trabajo y te pones la camiseta de la empresa? ¡Perfecto! pero eso déjalo para la entrevista.

Principales cambios

Entonces con Enrique trabajamos los siguientes puntos.

  • Primer párrafo: Partamos con el nombre, destacado y con tipografía más grande que el resto. Le dije que sacara su segundo nombre si realmente no lo ocupaba (menos es más como dije antes) y bajo éste agregara su tagline: esa línea que resume lo que la gente debiera saber de él, en una sola frase. Esto último no es fácil, pero después de reflexionarlo en su casa, llegó una muy buena frase. Originalmente él tenía ahí los nombres de sus postgrados y pregrado, pero el perfil que está desarrollando debe tener un enfoque mucho más práctico, así que los sacó dejándolos en otra parte.
  • Contacto: Luego de esto, tenía escrita su nacionalidad, el RUT (Rol Único Tributario, en Chile), el número de hijos, mail, celular y perfil en Linkedin. Le dije que si estaba buscando en Chile, no era necesario su nacionalidad por ahora, el RUT es algo que no importa en la primera lectura, número de hijos tampoco es crítico y la url de Linkedin en un papel impreso no tenía mucho sentido, sobre todo si decía básicamente lo mismo que el currículum. Así que aplicando el menos es más, dejó lo básico para que lo contactaran: celularmail. Nuevamente menos es más.
  • Perfil Profesional: Originalmente Enrique tenía acá una bonita y laaarga historia, llena de reflexiones y cosas que había aprendido a lo largo de su carrera. ¡Pues a cambiarlo! Le pedí que hiciera el ejercicio mental de cómo cree él que lo presentaría alguien que lo conozca mucho a través de un mail corto, a un tercero a quién no conoce. ¿Qué diría? ¿Cuál sería el párrafo perfecto que lo refleje? Esas líneas debe ser escritas en forma objetiva, de tal manera que al leerlas él se reconociera de inmediato, como un traje a la medida que nadie más puede ocupar.
  • Objetivos: Acá se leía lo típico como “…buscando un empresa en donde poder desarrollar todas mis habilidades…”. Apliquemos el segundo principio donde esas cosas las debes dejar para la entrevista, por lo que le pedí sacar ese punto.
  • Experiencia Laboral: Si bien Enrique acá tenía en detalle su formación académica, le solicité que la bajara y pusiera su experiencia laboral, que es bastante buena, con grandes marcas y buenos puestos de trabajo. Por supuesto, partiendo desde lo último que ha hecho, luego lo penúltimo y así para atrás. Que no deje ningún cargo si describir, entendiendo que el último o actual debe tener más información que el primero, porque es el que más importa. Los antiguos son importantes conocerlos, pero si no tienen tanta explicación no importa porque se asume que pasó mucho tiempo.
  • ¿Primero el cargo o el nombre de la empresa?: Pareciera que es un detalle mínimo, pero como se lee rápido es mejor tener claro este punto y la respuesta es “depende”. Si has tenido la suerte en estar en buenas empresas, con cargos típicos, parte por mencionar la empresa. Si no, mejor al revés. Y por supuesto agrega el tiempo que has estado en ese cargo porque importa — sobre todo en esta época — cómo la persona ha construido su carrera laboral y los saltos que ha tenido. Esto último hazlo cómo lo redacta Linkedin, que es muy claro: Junio 2012 al presente (3 años y 6 meses).
  • Logros: En cada trabajo, queremos saber qué consiguiste, más que una descripción del puesto. Por ejemplo, si fuiste “Ejecutiva de Cuentas”, no sirve mucho que diga “Atención a cliente, redacción de brief, coordinación con departamentos de producción, etc” porque SABEMOS que eso es lo que hace una ejecutiva. Mejor agrega con datos precisos, qué lograste con ese puesto. Enrique tuvo que volver a redactarlo enfocándose en logros específicos. Tampoco confundas logro = exitismo, simplemente agrega lo que con tu aporte profesional contribuiste para un bien mayor en la empresa.
  • Formación Académica: Luego de dejar muy en claro tu experiencia laboral, ahora sí vamos a lo académico. Agrega tus postgrados, pregrados, cursos, diplomados, etc. Sólo en caso que tengas una formación en una universidad realmente destacada a nivel país o mundial, con un postgrado que te diferencie del resto de tus competidores, agrégalo al principio del currículum. He visto casos y así lo recomiendo, pero NO es para la mayoría. En las empresas que me toca ver, se valora mucho la experiencia y sabiendo que hay una muy amplia oferta académica, prefieren saber si el postulante ha hecho lo que dice saber.
  • Experiencia Docente: Enrique ha sido profesor universitario en diferentes lugares, por lo que acá es correcto que agregue esta experiencia. Como ya es el final del currículum, se debe ser ultra sintético, incluyendo el nombre del ramo, la universidad y el año, nada más.
  • Otros: Una de las cosas que me ha sorprendido como headhunter es que acá mucho agregan sus gustos personales como “fútbol” o “cine”, información que realmente NO agrega valor al currículum. ¿Eres el organizador hace dos años de un campeonato de fútbol todos los domingos cerca de tu casa? o ¿Tienes un blog donde comentas semanalmente los últimos estrenos de cine? Ok, ahí sí agrégalo porque habla bien de tu capacidad de empuje para lograr algo. En el caso de Enrique no tenía nada y — como lo conozco de hace tiempo, como mencioné anteriormente — le pregunté por qué no había incluido algunas actividades destacadas en la universidad y las agregó de inmediato (sólo una línea cada una).

Con eso, Enrique ahora tiene una herramienta que refleja en forma resumida, sus principales logros y perfil profesional.

¿Y tú, tienes dudas con tu currículum?

Cristián Parrao
Cristián Parrao es consultor Headhunter y fundador de la empresa DigitalHunter, especializada en la búsqueda de talentos en el Marketing Digital y Publicidad. Su sitio personal es www.cristianparrao.com y le puedes escribir a cristian.parrao [@] digitalhunter.cl
Comentarios y debate
Buscamos opiniones, puntos de vista, respuestas coherentes y aporte al debate.
Regístrate en el Club de Lectores y obtén beneficios, invitaciones a eventos y cursos.

Contenido Relacionado